En Talleres se trabaja tranquilo


Después del gran arranque en el torneo, pasadas cuatro fechas Talleres se encuentra en la punta junto con Ferro, con 10 unidades cada uno. Tres partidos ganados y uno empatado ilusionan al pueblo matador, aunque tanto el técnico como los jugadores, están de acuerdo en que van partido a partido y confían en que pueden dar más. 

"Siempre es más fácil corregir ganando", fue una frase que dijeron varios jugadores después de cada partido. Es que todavía el albiazul no mostró el juego fluido ni el tiki tiki que varios hinchas esperan y en algunos casos hasta exigen, pero lo cierto es que es un equipo práctico y efectivo. 

Lo dicen Frank Kudelka, Mauricio Caranta -máximo referente del plantel- y cada jugador cada vez que se le presenta la oportunidad: "Talleres es un equipo en formación". Para esta temporada, con un torneo corto y Copa Argentina por disputar, se mantuvo la base que jugó el Federal A y ascendió, y se sumaron 15 incorporaciones, con varios apellidos de renombre, como Caranta, Hernán Encina, Pablo Guiñazú, etc. Varias de esas incorporaciones todavía no están a disposición del cuerpo técnico, algunas por lesión y otras por que se encuentran poniéndose a punto desde lo físico.

Al contar con un plantel tan largo y jerarquizado, la T es uno de los máximos candidatos a ascender, pero desde el club prefieren ir paso a paso y, primero, sumar un buen colchón de puntos para la permanencia. Lo cierto es que este buen arranque ilusiona a los hinchas, que esperan por ver jugar a Guiñazú, John Pajoy, Gonzalo Klusener (solo jugó en copa) y Aldo Araujo, que volvió a sufrir una luxación en el mismo hombro, algo que lo dejara varias fechas fuera de las canchas.

En el último partido frente a Juventud Unida de San Luis, Encina hizo su presentación con la azul y blanca y demostró rasgos de su categoría. Jugó 15 minutos y le bastaron para dar una impecable asistencia a Victorio Ramis, que con su gol liquidó el partido, y participó en la jugada que terminaría en el gol de Eial Strahman. 

En Talleres se trabaja tranquilo, no se nota ansiedad ni desesperación, es ir "paso a paso". El próximo sábado enfrentará a Central Córdoba con seguramente un estadio Kempes colmado, aunque desde el club prefieren ir con cautela.    

Foto: Día a Día.
Por Alan Valdez. 
Compartir en Google Plus

Alan Valdez