Un tren que se descarrila

¿Qué le pasó a Ferro? Luego de un 2015 de alegrías para el conjunto de Caballito, donde estuvo a un paso de llegar a la final por el ascenso, tenía un estilo de juego propio y su punto fuerte se encontraba en el aspecto físico, pasó a un 2016, en el que se puede observar a un elenco que no se sabe a qué juega, no presenta el mismo once titular en dos encuentros seguidos, lo que significa que aún en la decimotercera fecha hay dudas de cómo parar al equipo en el campo de juego y, a diferencia de la temporada pasada, no tiene resto físico para durar los 90 minutos, como sí los tenía con el cuerpo técnico anterior de Marcelo Broggi.

La debacle Verdolaga comenzó con la repentina, y sin explicación, salida de Broggi, técnico proveniente del club que llevó al equipo a realizar la mejor campaña de los últimos años, sumado a que al día siguiente de la renuncia de dicho entrenador, Walter Perazzo firmó el contrato con el club. Todo muy raro.

El ex técnico de la Selección Argentina Sub-20 mantuvo la base titular con Luis Salmerón, Guillermo Vernetti y Pablo Frontini entre otros, pero trajo jugadores para reforzar, que en este momento son los puntos flojos de Ferro, como es el caso de Alan Aguirre y Renzo Vera. También hizo debutar a juveniles en ssituaciones en las que el ambiente no era el mejor. El equipo perdió y la gente ya se encontraba impaciente, lo cual no es bueno para el jugador sin experiencia. A todo esto, se le suma que en la cancha no hay una idea de juego que se plasme y al equipo se lo nota muy mal físicamente, además de que sufrió muchas lesiones en lo que se jugó del certamen, situación que no aconteció con el cuerpo técnico antecesor.

En este momento se encuentra fuera de la pelea por el ascenso, la hinchada se muestra insatisfecha con los resultados, en especial con lo realizado por el director técnico, y hay algunos referentes del plantel en total desacuerdo con Perazzo, como es el caso de Sebastián Navarro, que hoy en día pasó de ser titular a no estar concentrado.

En conclusión, los dirigentes tendrán que tomar decisiones drásticas y pegar un "volantazo" para enderezar al fútbol en Ferro que no logra ir a la par de las demás disciplinas, que se encuentran en su mayoría en la Primera División de sus respectivos deportes o realizan una buena campaña.

Foto: ferrocarriloeste.com.ar
Compartir en Google Plus

juan pablo criscuoli