Bochorno y a mirar adelante



Luego de la repentina suspensión del encuentro entre Los Andes y Villa Dálmine, el equipo Milrayitas se entrena con miras al partido del domingo frente a Juventud Unida de San Luis. Aun sin confirmación de la reprogramación de la fecha, el presidente Oscar Ferreyra dejó en claro que no es la primera vez que se dan este tipo de situaciones y que, de su parte y de toda la dirigencia, intentarán defender la institución, ya que "para ello fueron electos".

"Las condiciones no eran aptas para que se pueda jugar el partido". Esas fueron las palabras de Alejandro Castro, árbitro del encuentro que iban a protagonizar Los Andes y Villa Dálmine y que terminó suspendiéndose debido a la falta de efectivos policiales. Desde el club informaron que se les exigió contratar 100 policías más, sumados a los 250 que ya se encontraban en el Gallardón. Ninguna de las dos partes decidió aflojar en sus pretensiones y por eso la suspensión fue inevitable (aunque incluso se pensó en que se jugara a puertas cerradas).

Pasados un par de días de este extraño suceso, Felipe de la Riva retomó los entrenamientos y paró el equipo que podría viajar a San Luis para enfrentar a Juventud Unida de San Luis. La única variante con respecto al 11 que hubiera salido a enfrentar al Violeta, es el ingreso del delantero recuperado Rodrigo Salinas en lugar de Matías Linás, que irá al banco de los suplentes. En caso de no perder ningún solado de cara al resto de la semana, el entrenador volvería a apostar por los jugadores que consiguieron la victoria en Gualeguaychú  ante Juventud Unida luego de tres derrotas consecutivas.

Mientras tanto, el Milrayitas sigue esperando por la confirmación de la fecha del partido por los 32avos de final de la  Copa Argentina ante Sarmiento de Junín, aunque ahora se le sumará la reprogramación del partido frente a los de Campana, en un apretado calendario debido a la proximidad de la Copa América.

Por Juan Manuel Torraco.

Foto: www.losandes.com.ar
Compartir en Google Plus

Juan Manuel Torraco