¿Panorama negro o esperanzador?


Independiente Rivadavia está en los últimos puestos de la tabla y de los promedios, además lleva tres cambios de director técnico en lo que va del torneo. Sin embargo, viene de empatarle al puntero y de conseguir un gran triunfo de visitante en Floresta.

El panorama en el club mendocino cada vez empeoraba más, solo había cosechado dos triunfos en la temporada, estaba último en la tabla de posiciones y complicado en los promedios. Además, ya son cuatro los entrenadores que se han hecho cargo del equipo este año, el presidente Dardo Agost presentó hace poco la renuncia indeclinable y el vice Leonardo Lopez también quiso dimitir pero la renuncia no fue aceptada por la comisión directiva. Como si faltara algo más, los jugadores no cobran el sueldo hace varios meses.

Aunque ahora en el parque hay un clima de risas y buen humor, que se deben al cambio rotundo en la actitud del equipo. Desde que se hizo cargo la dupla técnica Aldunate-Astudillo, la Lepra empató de local jugando de igual a igual contra el puntero Talleres y triunfó en Floresta 2-1 frente a All Boys. Un gran cambio se ha notado en el plantel, el equipo es ordenado y va al frente, se cubren las espaldas unos con otros y dejan todo en cada pelota. 

En los hinchas del Azul la esperanza nunca se ha terminado, la gente siguió aguantando al equipo en su peor momento y este cambio radical en la actitud de los jugadores propone un buen panorama. Pero no hay que olvidar que el equipo está abajo en la tabla y aunque depende de si mismo para mantener la categoría, si se queda tendrá que trabajar muy duro para el próximo torneo que, en teoría, tendrá cuatro descensos y la Lepra empezará en los últimos lugares de la tabla. Por lo pronto, el equipo está pensando en el próximo sábado, ya que recibirá a las 16 a Brown de Adrogue en el Bautista Gargantini y buscará seguir con esta racha positiva. 

Respondiendo a la interrogante del título, Independiente está complicado pero ha sabido resurgir de situaciones peores y cada leproso tiene alma de guerrero.
Compartir en Google Plus

facundo rodriguez