Preocupante presente en Floresta



La caída por 2 a 1 ante Independiente Rivadavia de Mendoza como local quedó muy lejos de convertirse en noticia en el mundo All Boys. Es que el conjunto que dirige Pepe Romero no sólo no consigue levantar cabeza, sino que tampoco encuentra un ritmo de juego que funcione como contrapeso al mal momento por el que atraviesa la institución.


Hundido en la tabla de posiciones y ahogado en la de los promedios, All Boys juega cada vez peor. Las fechas pasan y los números ahorcan. Sin embargo, los de Romero no presentan ningún tipo de rebeldía y eso es lo que más se le critica al plantel en cada una de sus presentaciones en el Estadio Islas Malvinas. Lo cierto es que, salvando excepciones, por momentos pareciera que muchos de los jugadores que visten la camiseta blanquinegra no respetan la historia que deberían defender, ni  les interesan los colores a los que representan.

No obstante, la falta de actitud o la carencia de buen fútbol en cada partido no es lo que más preocupa al hincha, sino la dependencia que el equipo ejerce sobre su goleador, Germán Lessman. La realidad es que el jugador surgido en Colón metió 14 de los 23 goles que acumula All Boys en lo que va del torneo, por lo que la actualidad del club sería aún peor si el delantero no se hubiese destapado o se concretase definitivamente su salida del equipo al finalizar la temporada.

El dato paradójico se encuentra en que el pasado 23 de mayo se cumplió el sexto aniversario del vulgarmente conocido “rosariazo”, día en el que All Boys venció por 3 a 0 como visitante a Rosario Central en el Gigante de Arroyito, ascendiendo a la primera división del fútbol argentino. Desde entonces, el mal armado de los distintos planteles, pésimas dirigencias y aún peores resultados llevaron al Albo a este inquietante presente que lejos de pensar en un nuevo ascenso a la máxima categoría, lo mantiene en la incesante lucha por no descender a la B Metropolitana.

Por Alexis Almosnino/@Alealmosnino
Compartir en Google Plus

Alexis Almosnino