¿Buen campeonato o fracaso?


Gimnasia de Jujuy, quien terminó tercero en la tabla de posiciones de la B Nacional, no cumplió con el gran objetivo de ascenso, ni tampoco pudo superar la primera fase de la Copa Argentina. En BN Partidos analizamos la performance del equipo jujeño en este primer semestre. 

A diez días de terminada su participación en el Torneo Transición 2016… ¿Fue un buen campeonato para Gimnasia? Por cómo terminó en el podio de los tres primeros se podría decir que sí. Pero la realidad marca que no cumplió con el objetivo esperado, el ascenso. Los jujeños, antes de empezar el campeonato, ya eran candidatos, por prestigio, por ser uno de los grandes de la categoría y más aún con el equipo que habían formado, con jugadores de gran trayectoria. Con el ascenso de Talleres ya consumado, el equipo de Mario Sciacqua sólo acabó detrás de Chacarita, a cinco puntos, y del campeón, a once. De local se hizo fuerte y consiguió 24 unidades (sólo perdió ante la T). Y de visitante obtuvo 14 puntos, ganando fuera de casa en cuatro oportunidades.

A lo largo del torneo, Gimnasia supo ser un equipo regular, pero tuvo dos quiebres, de los cuales no se pudo recuperar: uno futbolístico y otro anímico. En lo futbolístico, fue en la novena fecha, en la cual se llevó un triunfo de San Luis, cuando perdió una pieza clave en su funcionamiento, Rodrigo Morales. El jujeño era fundamental en el esquema de Sciacqua como contención y en el armado del juego. El DT no supo encontrar el reemplazo que acompañe a Nicolás Olmedo, aunque probó con Álvaro Césped, Pablo Garnier y Leonardo Ferreyra, quien se acomodó a las ideas del técnico, pero en las últimas fechas. En lo anímico, el partido contra Talleres en Jujuy, fue un encuentro raro. Gimnasia arrancó ganando pero luego vino el empate y una dudosa expulsión a Diego López. Ya en el segundo tiempo, el equipo cordobés, con un hombre más, consiguió darlo vuelta. Con esa derrota, el equipo de Kudelka le sacó siete puntos de ventaja al de Sciacqua, el cual ya no pudo sobreponerse.

También, se puede hablar de fracaso. Sin duda alguna el ascenso era lo primordial y para ello se armaron, pero no pudo ser. Entonces, apuntaron todo a la Copa Argentina, competencia en la cual nunca habían podido pasar de ronda. El resultado fue un empate ante Olimpo, aunque, si bien Gimnasia fue más, no le alcanzó y perdió en la definición por penales. El Lobo no pudo cumplir ninguno de los objetivos, pero s{i lograron sacar lo mejor de cada uno de los jugadores.


LOS MEJORES: Agustín Sufi, el jujeño de 22 años fue el punto más alto del equipo. Tuvo sus primeros minutos en la cuarta fecha ante Los Andes y su destape fue en la fecha 6 ante Boca Unidos, al marcar un doblete. Sufi anotó seis goles y asistió en cuatro oportunidades a sus compañeros. Arrancó en 13 partidos de titular e ingresó en cinco ocasiones desde el banco. Por su gran actuación en el Lobo, es seguido de cerca por clubes de Primera. 

Leonardo Ferreyra: El joven de 24 años surgido del club supo adaptarse a las distintas posiciones que el DT le pidió. Si bien la posición natural del jujeño es como lateral derecho, por distintas lesiones de sus compañeros y cambios tácticos jugó de marcador de punta por izquierda, volante por derecha y en los últimos partidos lo hizo como mediocampista de contención. Ferreyra jugó 21 de los 22 partidos de Gimnasia y todos los arrancó como titular. 

Maximiliano Cavallotti: El arquero, que llegó en 2007 a Jujuy, en este torneo se consolidó bajo los tres palos, atajó en 20 de los 22 encuentros del Albiceleste, mantuvo su arco en cero en diez juegos y le marcaron en 15 ocasiones. Se ganó la titularidad tras la doble atajada en el penal a favor de Instituto en la primera fecha. Debido a su gran actuación en el equipo del norte, Colón está interesado en sus servicios.


LOS QUE APROBARON: Nicolás Correa, fue el último en llegar a la pretemporada y Sciacqua le dio la confianza necesaria para ser el capitán del equipo. El central no defraudó y fue pieza clave en la defensa. Estuvo presente en 21 de los 22 cotejos que disputó Gimnasia en este semestre, recibió 8 tarjetas amarrillas e hizo dupla central con Sergio Ojeda, quien jugó 19 de los 22 partidos del Lobo. El Coto Correa ya es jugador de Defensor Sporting de Uruguay. 

Nicolás Olmedo: El volante central fue otro de los jugadores fundamentales en el once de Sciacqua. Con su experiencia, supo comandar sólo el mediocampo ante la ausencia de Morales. Jugó 17 encuentros ya que tuvo algunas lesiones que no le permitieron participar en los demás juegos. 

Luis Vila: El atacante arrancó como titular en el inicio del torneo, pero perdió su lugar debido a algunas lesiones que lo aquejaron durante el semestre. Solamente jugó 12 partidos con la casaca del Lobo (en cinco ocasiones ingresó desde el banco). Lo bueno: siempre tuvo la templanza necesaria para definir bajo el arco y en los últimos seis encuentros que le tocó disputar marcó 6 goles. 

Maki Salces: El jujeño tuvo buenas actuaciones en los 13 partidos que jugó y marcó dos tantos. Padeció un esguince de tobillo que lo tuvo a maltraer algunas fechas. Es seguido por clubes de Primera. 

Diego López: En los últimos partidos recuperó el nivel que tuvo en 2014. Sciacqua lo puso cuando lo necesitó y no defraudó. El jujeño jugó nueve encuentros como titular. Ahora se le vence el contrato y buscaría nuevos aires, lejos de la institución que lo vio nacer.

LOS QUE DEFRAUDARON: Alejandro Noriega y Martín Michel, ambos llegaron como los grandes refuerzos al club jujeño, por ser goleadores en sus respectivos equipos. Jugaron juntos en 12 ocasiones. Noriega nunca pudo acomodarse al esquema de juego de Sciacqua y pidió revancha. Jugó 20 partidos e hizo cuatro goles (tres de ellos de penal). Por el lado de Michel, fue uno de lo que más buscó el gol en las primeras fechas aunque sólo marcó un tanto en la fecha 8 ante Douglas Haig. Luego tuvo una lesión y no volvió a ser el mismo. En las últimas cuatro fechas ni siquiera concentró y, rescindió contrato. 

Álvaro Césped: Fue traído especialmente por Sciacqua desde Chile, pero no se supo adaptar a lo que el DT le pedía y terminó rescindiendo.

LOS DE RECAMBIO: Pablo Cortizo, fue el jugador que más entró desde el banco de suplentes para darle más oxígeno a la mitad de la cancha. Lo hizo en once ocasiones y en cinco arrancó como titular, aunque no logró convencer a Sciacqua para ganarse el puesto. 

Pablo Garnier: Ingresó en ocho oportunidades desde el banco de relevos y fue titular en seis juegos. No logró afianzarse en su posición como volante central. 

Martín Abraham: Entró en seis ocasiones desde el banco, una vez fue titular y sólo pudo marcar 1 gol. El próximo semestre vestirá los colores de Altos Hornos Zapla. 

Ramiro Maldonado: Empezó como jugador de recambio y en los últimos partidos se ganó la titularidad. Convirtió tres goles.

LOS PIBES: Mauro Buono y Luis Casarino, debutaron este torneo de la mano de Sciacqua y son promesas. Tanto el extremo Buono como el lateral izquierdo Casarino estuvieron en tres encuentros. Se sumarán a la pretemporada y buscarán tener más participación en el torneo venidero.

Se puede hablar de un semestre regular el que tuvo Gimnasia de Jujuy bajo el mando de Mario Sciacqua, en el cual nunca pudo repetir el mismo once por la gran cantidad de lesiones que aquejaron al plantel. Si bien los objetivos no se cumplieron (el ascenso y Copa Argentina) y la gente no acompaño en los últimos partidos, si mantiene una buena base y suman lo justo y necesario, el equipo de Jujuy volverá a dar pelea en la próxima temporada.

Por @Tato_Jujuy
Compartir en Google Plus

tato jujuy