Crisis, irregularidad y hazañas


Con el campeonato ya finalizado es hora de hacer un balance de todo lo ocurrido en este semestre para Estudiantes de San Luis. Con la crisis económica del club como base, se obtuvo un torneo irregular con puntos altos y bajos. Renuncias y triunfos históricos son parte del análisis en el año Albiverde.

Luego de una dura pretemporada, Estudiantes de San Luis se alistó para encarar de la mejor manera su segunda participación en la B Nacional, lo que no se sabía eran los inconvenientes económicos e institucionales que explotaron a mediados del campeonato. El objetivo de la permanecía era el eslogan que siempre utilizó Héctor Arzubialde -DT en ese momento- en cada partido que disputó El Verde.

El comienzo del torneo no pudo ser mejor. La victoria en el clásico puntano ante Juventud Unida por 2 a 1 permitió la algarabía del pueblo Albiverde en un hecho inédito para la provincia, ya que nunca hubo dos equipos de San Luis en la B Nacional. Más allá de esto, el primer tramo del campeonato fue sumamente irregular, solo con observar las primeras fechas podemos divisar algunas victorias, empates y una racha negativa de cuatro partidos sin ganar.

El malestar económico e institucional terminó de explotar a fines de abril cuando jugadores como Valentín Brasca salieron a realizar duras declaraciones. Deudas que llegaban a seis meses en algunos casos fue la gota que rebalsó el vaso. Si bien los integrantes del plantel fueron los principales afectados por la crisis, nunca pusieron en riesgo su participación en la B Nacional y en la Copa Argentina. El partido ante Talleres en Córdoba del que tanto se habló es un claro ejemplo del momento del Verde. La protesta en la mitad de la cancha ante el respeto de todos los presentes, fue la fotografía de todo el semestre Albiverde.

El desahogo por el mal pasar económico llegó por Copa Argentina tras el triunfo histórico ante Temperley por 2 a 1 con un doblete de Roberto Moreira Aldana. Aquí la alegría de recibir el premio por pasar de ronda fue una caricia de tanto lucharla. Inclusive podría enfrentar a River si es que los Millonarios vencen a Sportivo Rivadavia de Venado Tuerto, algo sin precedentes en el fútbol de San Luis.

En cuanto al torneo, lo más destacable en un contexto negativo, fueron las actuaciones de Brasca en el arco y Emiliano Méndez en la mitad de la cancha, ambos con buenos desempeños a lo largo del año. La falta de gol fue el principal  inconveniente,  sobretodo en la primera mitad del torneo cuando nunca encontraron el acompañante ideal del Paraguayo Moreira Aldana. Esto se extendió hasta la llegada de Leonel Felice que apaciguó esa necesidad en el ataque.

El final del campeonato no fue nada bueno. La salida de Arzubialde del banco puntano y la llegada de Sergio Arias con un nuevo sistema táctico, trajo consigo algunos tramos de desconcierto futbolístico. La mala racha de cinco partidos sin ganar desde la fecha 15 a la 19 es el claro ejemplo de lo dicho. Pero aún así con la tranquilidad de jugar por tercer año consecutivo la B Nacional.

24 puntos, siete juegos ganados, tres empatados, 11 perdidos y un promedio de 1,269 son los números de Estudiantes de San Luis en este 2016. Resultados que deberán ser analizados con mucho cuidado por el cuerpo técnico de cara al próximo campeonato de la segunda división del fútbol argentino, esta vez con la esperanza de que no sea tan traumático e irregular como el último.

Por: Julián Pampillón / @PJulianPC
Compartir en Google Plus

Pablo Pampillon