Seis fechas de ilusión


Luego de un 2015 en el cual estuvo a punto de lograr el ascenso a Primera División, Ferro volvió a ser el de años anteriores, realizó una campaña mediocre donde no fue ni la sombra del conjunto dirigido por Marcelo Broggi y finalizó en la mitad de la tabla.

El conjunto de Caballito venía de un año de muchos logros y de haberse quedado a un paso de la gloria, por eso la gente junto a los jugadores tenían una ilusión muy grande con respecto a su vuelta a primera pero que duró hasta la sexta fecha. El Verde comenzó con Walter Perazzo al mando del equipo tras una salida polémica de Broggi luego de realizar la mejor campaña del club en los últimos quince años. 

Oeste inició con un empate en Entre Ríos frente a Atlético Paraná 1 a 1 con gol de Martín Ojeda, juvenil que debutó en ese encuentro y con el paso de los partidos se convirtió en una pieza clave del equipo. Pasado el empate donde se pudo haber llevado los tres puntos, Ferro logró tres victorias consecutivas lo que lo llevaba a encontrarse en la punta e ilusionarse nuevamente con el ascenso. Cuando todo era color de rosas, los dirigidos por Perazzo viajaron a Tandil invictos para enfrentrarse a Santamarina en un duelo importante para seguir en la punta y bajar al aurinegro que se encontraba tercero. Ese encuentro se jugó muy mal, prácticamente no se aprximó al arco, perdió 2 a 0 y lo peor de todo es que llegó con muchas dudas al encuentro clave frente a Talleres como local donde ambos compartían el primer puesto. Aquel domingo 6 de marzo se jugó practicamente una final, los primeros 45 minutos de juego fueron los mejores de Ferro en todo el torneo. pero un gol de Nazareno Solís sobre el final del primer tiempo hizo que se vayan al descanso igualados. En el segundo tiempo se revirtió el trámite del partido y el conjunto que luego conseguiría el ascenso fue superior en todos los aspectos para llevarse a Córdoba tres puntos importantísimos.

Créase o no, ese partido fue el comienzo del fin para un equipo que no encontró el rumbo en el torneo, no tuvo una idea de juego clara y que de los 15 encuentros restantes solo ganó cuatro. Además comenzaron las críticas hacia la comisión de fútbol profesional de parte de los hinchas, acusándolos de un mal trabajo, quejas ante el presidente haciendo incapié en que pone más énfasis en los otros deportes y para completar el mal año, en la última fecha hubo incidentes entre la comisión de fútbol y otros socios en los pasillos de la platea los cuales se agarraron a golpes de puños.

La frutilla del postre fue la eliminación en la Copa Argentina ante uno de los peores equipos de Primera División, Atlético Rafaela, en un encuentro que los dirigidos por el interino Jorge Cordon iban 2 a 0 arriba en el marcador y a falta de cinco minutos los rafaelinos lo empatan con goles a los 87 y 92 minutos de juego para luego ganar por penales, lo cual desató la furia de todos los simpatizantes de Oeste. 

Ferro dejó de ser el equipo del 2015 y en este momento se encuentra a la deriva con Gustavo Coleoni que arregló de palabra para ser el futuro técnico pero aún no firmó contrato. Christian Limousín rescindió su contrato y aún no hay posibles refuerzos. Debido a esto no es el mejor clima el que se vive en Caballito luego de este pésimo torneo.

Foto: Revista Orsai. 
Compartir en Google Plus

juan pablo criscuoli