Santamarina quiere dar la sorpresa

El encuentro entre Santamarina y Boca Juniors, correspondiente a los 16vos. de final de la Copa Argentina, fue reprogramado para el próximo domingo 21 de agosto, debido a la postergación del comienzo del campeonato de Primera División.

El tiempo de espera se acortó. Lo que iba a ocurrir el miércoles 31 de agosto se adelantó para el domingo 21 de agosto. Santamarina busca escribir una nueva página dorada en su historia, nada más ni nada menos que frente al poderoso Boca Juniors, último campeón del certamen. Sólo 90 minutos y una eventual tanda de penales, en caso de empate, separan al Aurinegro de colocarse el traje de villano y arruinarle la posibilidad a uno de los clubes más grandes de la Argentina de continuar en su camino por el boleto que lo clasifique a la Copa Libertadores del año venidero.

Para ello, el elenco comandado por Mauricio Nosei afila sus armas con el objetivo de dar la sorpresa y propinarle un duro golpe a Boca Juniors. En las últimas semanas, el Gigante de las Sierras disputó dos amistosos frente a Aldosivi, el primero en la ciudad de Tandil y el restante se produjo en la localidad balnearia de Mar del Plata. Ambos encuentros finalizaron empatados por 1-1. Santamarina obtuvo el pasaje a esta instancia tras vencer a Nueva Chicago por 2-0, con goles de Martín Michel y Martín Aguirre.

Del otro lado, los dirigidos por la dupla Barros Schelotto vienen de eliminar a Güemes de Santiago del Estero por 4-0, con goles de Pablo Pérez, Jonathan Páez en contra y un doblete de Cristian Pavón. Tras la dura eliminación por Copa Libertadores en manos de Independiente del Valle, el Xeneize jugó tres encuentros amistosos. En el primero de ellos, venció por 4-1 a Defensa y Justicia, mientras que, ocho días más tarde, derrotó a Huracán por 4-0. El último, disputado ante San Lorenzo, culminó en victoria por 2-0, con goles de Federico Carrizo y Pablo Pérez.

El único enfrentamiento que existe entre ambos equipos ocurrió en la Copa Argentina del año 2012, cuando el Aurinegro aún se militaba en el Federal A y Boca Juniors era el último campeón del fútbol argentino, de la mano de Julio César Falcioni. Santamarina fue el gran destacado de aquella noche, no porque haya sido mejor, sino porque se lo propuso y porque el equipo de Falcioni se lo permitió con sus debilidades futbolísticas y su poca elaboración. Martín Michel, sobre el final del primer capítulo, enmudeció al Estadio Padre Martearena de Salta con un cabezazo a espaldas de Rolando Schaivi. En el complemento, Juan Román Riquelme demostró su destreza para lanzar centros y Facundo Roncaglia cabeceó para colocar el empate. Llegada la hora de los penales, Agustín Orión le contuvo un remate a Leonardo Acosta Díaz, mientras que Juan Gáspari marró su oportunidad. Así, Boca Juniors eliminó a Santamarina por 4-3 en los penales, en el debut oficial de Riquelme y compañía en el 2012, en un cotejo que todavía se encuentra en la retina de muchos hinchas Aurinegros.

Por Giano Santillán / @GianoSantillan
Compartir en Google Plus

Giano Santillan