En la santa espera


San Martín de Tucumán lleva semanas sin jugar y la incertidumbre acerca de la continuidad del torneo sigue creciendo.

La suspensión que sufrió el torneo de la B Nacional, causada por el incumplimiento en el pago de los derechos televisivos a los clubes, generó malestar e incertidumbre en La Ciudadela. Ante el último partido jugado en la cuarta fecha con derrota en Misiones, el conjunto de Diego Cagna ya apuntaba a dar vuelta rápidamente la hoja para tratar de lograr la primera victoria en el campeonato, pero todo quedó en suspenso. Los dirigentes de los clubes de la categoría decidieron parar la pelota y en San Martín se quedaron masticando bronca, esperando que la situación se resuelva para poder ponerle fin, de una vez por todas, al mal comienzo de torneo.

La disyuntiva pasa por saber cuándo el Santo tendrá la chance de comenzar a revertir el panorama. El equipo técnico trabaja sin tener en claro una fecha para volver al ruedo e ir por la revancha. 

El temor radica perder el ritmo. Es por eso que San Martín aprovecha el parate para también pensar en positivo y mejorar cada uno de los aspectos que debe ajustar luego de un flojo arranque.

Así, el Santo se aseguró un duelo amistoso con San Jorge, que tampoco tendrá acción porque también paró el Federal A.

El encuentro se confirmó para el sábado, desde las 9 en el estadio de La Ciudadela, pero a puertas cerradas para hinchas y medios de prensa. La idea de Cagna es volver a ver en la cancha a sus dirigidos y ajustar detalles en cada una de las posiciones.


Por Sofía Ladrón de Guevara /@Lalaladron
Foto: Prensa Oficial San Martín de Tucumán 


Compartir en Google Plus

Lala Ladron