De la euforia a la preocupación


El Canario cerró su primer semestre en el Nacional B con más preocupaciones que alegrías, pese a que la euforia por el ascenso conseguido a mitad de año continúa, la posibilidad latente de volver al Metropolitano desvela a hinchas, jugadores, cuerpo técnico y dirigentes.

Flandria tuvo un buen arranque de torneo, que alcanzó su punto más alto con una gran victoria en Jujuy por 1 a 0 frente a Gimnasia. El primer viaje en avión fue auspicioso y parecía que el equipo le encontraba la vuelta a la categoría. 

Sin embargo, a la vuelta del viaje cayó 1 a 0 con Chicago en el Carlos V, y tras esa derrota fue todo peor, el conjunto de Jáuregui no sumó más en el torneo, y cerró la primera ronda con siete derrotas consecutivas, la última con Estudiantes de San Luis 2 a 1 como local.

Quedó en la última posición del campeonato y también de los promedios, con claras chances de descender, aunque en los últimos partidos mostró una mejora en lo futbolístico, apoyado en un buen funcionamiento de Facundo Melivilo, Walter Ortíz y Alejandro Altuna.

Uno de los grandes y graves problemas que se ha encontrado es que con un plantel corto como el que cuenta, y un torneo tan cansador en cuanto a viajes, lesiones y expulsiones, se hizo dificultoso armar el once titular y muchas veces la dupla técnica Favio Orsi y Sergio Gómez tuvieron que improvisar a jugadores en puesto no naturales para ellos, como Gabriel Díaz (volante central) jugando de dos o Diego Sosa (marcador central) en posición de lateral por derecha.

El receso quizás ayude en ese sentido, al poder incorporar a dos jugadores y recuperar a los que traen algún problema físico como el delantero Pablo Bueno, además de cambiar la mentalidad.

Se vendrá un semestre complicado, con la cabeza puesta en los promedios y las manos en la calculadora, pero el apoyo para este equipo y su cuerpo técnico por parte de su hinchada es incondicional.

La situación sin dudas es difícil pero la esperanza hoy en Flandria está basada en que este equipo ya ha demostrado que las hazañas son lo suyo y así como han sabido ascender en un torneo muy complicado como fue el de la B Metropolitana, se espera podrán darle una gran alegría más a su gente y mantener la categoría. 

Por Lisandro Terrizzano / @LTerrizzano.
Foto: Prensa Flandria. 
Compartir en Google Plus

Lisandro Terrizzano