De la ilusión a la calculadora


En los últimos días de este semestre, Central Córdoba vive días de preocupación porque se encuentra en la zona del descenso y renunció a su cargo Marcelo Fuentes. Sin embargo, una parte de la pesadilla llegó a su fin porque la dirigencia llegó a un acuerdo con Gustavo Coleoni.

La segunda parte del año empezó con la alegría por la permanencia en la B Nacional en el torneo anterior y por la llegada de Fuentes. En el comienzo de su trabajo llegaron varios futbolistas y también hubo bajas en el plantel. Luego de hacer la pretemporada en Santiago del Estero y jugar unos amistosos en Buenos Aires, llegó el debut oficial. 

En sus primeros tres partidos, el Ferroviario padeció dos derrotas y una igualdad. Solamente pudo sumar un punto por el empate frente a Almagro. Sin embargo, las nubes para tener en cuenta fueron las caídas contra Ferro y Boca Unidos. A pesar de ese comienzo dificultoso, el equipo se recuperó rápidamente porque venció a Independiente Rivadavia, Juventud Unida y Los Andes. Toda andaba sobre rieles hasta que Gimnasia de Jujuy lo superó por 2 a 0.

Esa caída no cambió su buen andar ya que en las siguientes jornadas consiguió ocho unidades por sus triunfos (ante Nueva Chicago y Santamarina) y sus empates (contra Argentinos e Instituto). Estos resultados le dieron la posibilidad de luchar por el torneo e ilusionarse con dejar atrás la zonza del descenso. Pero, los vaivenes del fútbol hicieron que todo se desmorone con una dura caída por 4 a 0 frente a Chacarita. 

Después de esa derrota, Central extendió su racha sin victorias porque igualó dos encuentros con San Martin de Tucumán y Crucero del Norte. Luego, la pesadilla continuó con las caídas contra Estudiantes de San Luis y Douglas Haig. Más tarde, el triunfo ante Villa Dálmine trajo un poco de tranquilidad ya que volvió a ganar. 

Asimismo, una igualdad en Entre Ríos frente a Atlético Paraná no era un mal resultado si se pensaba en obtener un triunfo con Brown de Adrogué. No obstante, todos los análisis quedaron de lado debido a que el Tricolor ganó por 1 a 0. De esta forma, el ciclo de Marcelo Fuentes llegó a su fin. 

Los resultados mandan en este fútbol cada vez más cruel y un técnico con sus pergaminos debió dejar antes su trabajo. Ahora todas las ilusiones están puestas en Coleoni para que su tarea logre que el conjunto del Oeste mantenga la categoría.

LA FIGURA

La estrella del equipo de Santiago del Estero es Martín Minadevino, en el volante están depositadas todas las esperanzas de los hinchas para que la formación ferroviaria se quede en la B Nacional. El mediocampista anotó dos goles en esta primera parte del campeonato. No pudo estar presente en la última fecha porque sufrió una lesión en la zona lumbar. 

Por Diego Bentivegna│Twitter: @bentidiego 
Foto: Ferro de mi vida. 
Compartir en Google Plus

BN Partidos