Encaminado hacia el objetivo


En este campeonato tan irregular y con todos los equipos separados por pocas unidades, Chacarita terminó el torneo con 34 puntos en la tercera posición a sólo cuatro del líder, Guillermo Brown y a dos de la zona de ascenso.

Se va un 2016 muy bueno para el Funebrero que si no fuera por la gran campaña de Talleres, hoy estaría en Primera División. Pese a ello, Chaca no se quedó lamentando ese segundo puesto y arrancó la segunda mitad del año con un objetivo bien claro: el ascenso.

Con bajas importantes como la de Jonathan Menéndez, Ian Escobar o Fernando Coniglio, piezas fundamentales en el anterior torneo. Pero, con refuerzos como Rodrigo Salinas, que con 13 tantos es uno de los goleadores del torneo y con la continuidad de jugadores de experiencia como Germán Ré y Diego Rivero, dos de las figuras de este 2016. Además, muchos eran lo que se preguntaban si Walter Coyette, uno de los técnicos sensación del ascenso, seguiría en el Tricolor. El entrenador de 40 años le puso su impronta al conjunto de San Martín que encontró una identidad de juego y nunca la abandonó a pesar de las adversidades. A veces con muy buenas actuaciones (4 a 0 vs Central Córdoba de Santiago del Estero) y otras para el olvido (0-3 frente a Almagro), pero nunca abandonando el estilo de intentar jugar ya sea de local o de visitante. Gracias a este buen funcionamiento, Coyette consiguió números sorprendentes: disputó 36 partidos, ganó 22, empató ocho y sólo perdió seis (sacó el 68% de los puntos).

En las primeras fechas, tuvo un campeonato muy irregular ya que los equipos ya conocían su forma de juego. Pero a medida que pasaron los partidos, el Funebrero comenzó a buscar variantes y cambió el esquema cuando fue necesario -pasar del 4-3-3 al 4-4-2 cuando iba ganando-. Recién en los últimos encuentros, Chacarita encontró una cierta regularidad que le permitió mantenerse en los puestos de arriba.

Además de las grandes actuaciones de Diego Rivero y Germán Ré, otros dos que se destacaron fueron: Miguel Mellado, un volante de recuperación y juego, y Rodrigo Salinas, que además de ser el goleador aguantó todas las pelotas que le tiraban por arriba. No se puede dejar de nombrar al arquero Pedro Fernández, que siempre le sacó a los rivales una situación de gol, y a Nicolás Oroz, que si bien en este Torneo Nacional 2016/2017 bajó un poco el nivel es el distinto del Funebrero y siempre que apareció dió que hablar.

Para el 2017, la clave está en seguir con la racha de estos últimos encuentros, en los que tuvo pasajes de buen juego y se le dieron los resultados (hace seis partidos que no pierde). Además, de la misión de los dirigentes de mantener a todo el plantel - A Nicolás Oroz, con contrato en Racing, lo pidió Diego Cocca, pero no tiene claúsula de recisión por lo que decide Chacarita y el jugador-. Si se dan estas dos situaciones, el Tricolor podrá festejar lo que se le escapó en junio de este año.

LA FIGURA 


Si bien fueron muchos los puntos altos de este equipo, el jugador más regular fue Germán "El Colo" Ré. Por su experiencia, por la entrega, por su seguridad y por ordenar a sus compañeros en todos los partidos, el defensor de 36 años se convirtió en la figura de este Chacarita 2016.

El central jugó 36 partidos de los 40 que está en el Funebrero (llegó en febrero de 2016). Dos veces faltó por lesión y la otra por la única expulsión que sufrió en Chaca: contra Guillermo Brown de Puerto Madryn que le dieron dos fechas. Además, en estos 40 encuentros sólo fue amonestado en tres ocasiones (dos en este campeonato). 

Por Gastón Rienzi / @GastonRienzi 
Fotos: @ChacaOficial
Compartir en Google Plus

Gaston Rienzi