La decepción


Gimnasia y Esgrima terminó un semestre bastante malo, donde no los acompañaron los resultados ni el juego, sumado a todo esto los jugadores no estuvieron a la altura de la circunstancia, además el público no acompañó a un Lobo que venía en decaída. 

Gimnasia como equipo grande de la categoría, siempre tiene el deber de luchar por el ascenso, increíblemente no pudo ascender en el Transición 2014, ni en la primera mitad del año, donde Talleres consiguió el objetivo. Para este torneo los jujeños conservaron una buena base del torneo anterior y sumaron algunos refuerzos con un Mario Sciacqua a la cabeza, quién nunca pudo encontrar el equipo y se terminó yendo a falta de tres fechas, donde cosechó sólo cuatro triunfos, nueve empates y cuatro derrotas. En lo que fue una larga pretemporada, porque el torneo demoró en arrancar, el conjunto de Sciacqua tuvo mucho tiempo de preparación, pero no pudo plasmar todo el trabajo dentro del campo de juego. 

Los más regulares: Alejandro Frezzotti, quien llegó de Temperley, fue el más regular en el equipo, la entrega que tuvo dentro de la cancha fue reconocido por el (poco) público que acompañó de local,  el Gringo fue el que más, corrió, jugó, metió y recuperó en el medio, muchas veces jugó solo en la mitad de la cancha; Maximiliano Cavallotti, el arquero fue clave en varios partidos, siempre respondió y gracias a él, el Lobo no fue goleado en algunos encuentros; Sergio Ojeda, el central también fue uno de los puntos más altos en una defensa endeble, donde por los laterales se hacía fácil entrar, el Bocha estuvo firme. 

De los que se esperaba un poco más: Agustín Sufi, el jujeño no pudo mostrar el buen juego, ni el nivel que supo tener el campeonato pasado, el Lobo lo sintió y cuando él estuvo mal, el equipo no respondió, convirtió tres goles; Milton Celiz, en su tercer ciclo en Jujuy no anduvo bien, vino de Arsenal habiendo jugado muy poco y eso se hizo notar con el correr de los encuentros, marcó dos tantos; Maki Salces, el surgido de las inferiores no pudo marcar diferencia por las bandas y no pudo cambiar la cara a un conjunto alicaído, tuvo buenos y malos partidos, hizo un gol; Luis Vila, jugó muy poco a causa de las reiteradas lesiones, pero aporto su cuota goleadora marcando en tres oportunidades.

Los que decepcionaron: Franco Peppino, fue el central por el que tanto Sciacqua pidió y no estuvo a la altura de la circunstancia, fue uno de los puntos flojos de la defensa jujeña; Alejandro Noriega, pidió quedarse para tener revancha en este torneo, alternó entre titulares y suplentes, no convirtió goles. Podría emigrar a Douglas Haig o algún club porteño. 

A Gimnasia le quedó grande el mote de “candidato” y de equipo “grande” de la divisional y decepcionó a todos. De local sólo le ganó a Atlético Paraná y a Central Córdoba, de visitante a Juventud Unida y Nueva Chicago, fueron 19 partidos bastantes flojos, donde sólo cosechó 21 puntos. Con el alejamiento de Sciacqua por la pelea con la prensa local, vino Fernando Gamboa y estuvo al mando en las últimas tres derrotas de los jujeños, ahora el objetivo es realizar una buena pretemporada para cambiar la imagen del equipo, remontar todo y volver a pelear en los puestos de arriba.

Por Jairo Jurado / @Tato_Jujuy
Compartir en Google Plus

tato jujuy