La mala costumbre de la irregularidad

Nueva Chicago terminó la primera mitad del torneo en la octava posición y sin entrenador por la rescisión del contrato de Damián Timpani. Con Sergio Rondina a la cabeza para el 2017 intentará batallar contra la poca constancia de resultados que mostró a lo largo del semestre.

Como ocurrió en el Torneo de Transición 2016, el Torito no ha podido resolver al enemigo de la irregularidad. Los números hablan por sí solos: siete partidos ganados, cinco empatados y siete perdidos explican el estancamiento de Chicago en la tabla de posiciones. 

Con un plantel que da para mucho más, el Verde tuvo demasiados problemas para cerrar algunos partidos, para hacerse sólido en defensa y para concretar en el arco contrario. Fiel a la idea de su entrenador, por entonces Timpani, Chicago siempre fue protagonista en cuanto a la propuesta de juego, pero le costó convertir y, en muchos casos, sus rivales lastimaron en las pocas situaciones que generaban. Algunos ejemplos claros son el empate de local ante Boca Unidos por 2 a 2 y las derrotas, también en casa, ante Brown de Adrogué y Gimnasia de Jujuy. 

Fantasmas a vencer para el 2017: terminar de hacerse fuerte en Mataderos y volver a ganar de visitante. El Torito ganó seis veces de local pero en cuatro ocasiones no lo logró (con un empate y tres derrotas) y esos once puntos perdidos, en una situación hipotética, hoy lo ubicarían en la segunda posición de la tabla. El panorama es menos alentador cuando el cuadro Verdinegro sale de casa; solamente siete puntos de 27 posibles sumó, producto de una victoria, cuatro igualdades y cuatro traspiés.

La falta de constancia, sin embargo, no solo se refleja en los resultados, sino que el armado del equipo también fue mutando a tal punto que en seis meses Timpani probó con tres arqueros distintos, por citar un ejemplo. A pesar de que a partir de la fecha 14 (triunfo ante Santamarina por 3 a 0) pareció haber encontrado el equipo hilvanando tres victorias seguidas, el cansancio jugó una mala pasada y los resultados negativos volvieron a hacerse presentes. El empate ante Los Andes en Lomas de Zamora y la derrota contra Argentinos Juniors dejaron al técnico con un pie afuera del club y ni siquiera los tres puntos de la última jornada ante Instituto pudieron dar vuelta el libreto. 

Chicago, al menos, pudo ganar el clásico ante All Boys de local y puede regocijarse con la vigencia de su ídolo Christian Gomito Gómez, que a los 42 años llegó a los 100 goles convertidos con la camiseta Verdinegra

A pesar del flojo semestre, nada está perdido y las esperanzas pueden renovarse más que nunca para 2017 si se tiene en cuenta al amplio y rico plantel y la llegada del Huevo Rondina como técnico. Hoy el Verde está lejos de la zona de ascenso pero aún le quedan 26 batallas para demostrar que puede y que le da para volver a la Primera División del Fútbol Argentino. 

Foto: Gonzalo Miméndez. 

Por Guido Volpe / @Guido_Volpe
Compartir en Google Plus

Guido Volpe