Operación permanencia: fase uno completada


Independiente Rivadavia realizó una gran primera rueda en la B Nacional y cumplió con creces el objetivo de finalizar entre los primeros cinco y con más de 25 puntos. Si bien pelea en los puestos de arriba, lo importante es que está muy próximo a abandonar la zona de roja de los promedios, que es el gran objetivo del Azul. 

La Lepra empezó el torneo con un panorama muy oscuro, después de una gran crisis institucional que lo dejó hundido en los descensos, comenzó una nueva etapa con comisión directiva, cuerpo técnico y plantel totalmente nuevos. Fue un desafío difícil para Agustín Vila y Martín Astudillo, quienes hicieron un gran trabajo cada uno desde su rol.

El equipo del parque de Mendoza necesitaba hacer una gran campaña y así lo hizo. Basó la ofensiva en Cristian Tarragona, Facundo Curuchet y Diego Cardozo. Consolidó en el fondo al colombiano Yeimar Pastor Gomez Andrade y en el arco a Cristian Aracena. Mientras que el encargado de dirigir al equipo desde adentro de la cancha fue el experimentado Franco Dolci. 

Independiente no se caracterizó por generar buen fútbol ni por su juego bonito, su esencia fue la garra, la actitud, un grupo unido y la predisposición al triunfo, dependiendo de individualidades de algunos jugadores y siempre empujados por un gran número de hinchas incondicionales que bancaron al equipo en sus peores momentos y fueron una parte importante en los mejores.

Uno de los grandes aspectos a destacar es lo bien que aprovechó la localía, ya que nunca ha perdido en el Bautista Gargantini en lo que va del campeonato y contando algunos juegos del torneo anterior, El Azul lleva 16 encuentros sin ser derrotado como local. Sin duda una de las claves del buen momento de Independiente es la fortaleza que tiene en casa, que la complementa arriesgando y saliendo a ganar siempre de visitante.

Para afrontar la segunda mitad del torneo y conseguir el objetivo que se planteó a principio de temporada, Independiente sólo deberá repetir lo que realizó en la primera parte y sumar dos refuerzos que puedan cubrir las pocas falencias que tiene y que complementen a un plantel que ya está afianzado y consolidado. Además, si efectivamente logra repetir lo de la primera etapa y sumarle algunos puntos más, el equipo mendocino tranquilamente podrá dar pelea en los primeros puestos que otorgan los ascensos directos a la Primera División, algo impensado para Independiente al principio del torneo. 

LA FIGURA

El optimista del gol Cristian Tarragona fue el punto más alto en Independiente, un centro delantero que no necesita ser asistido y que crea por sí solo las oportunidades de gol es fundamental en un equipo, que por momentos se le dificulta lograr un juego asociado. 

Cristian Tarragona logró seis goles sin haber jugado todos los partidos debido a algunas molestias y lesiones, y siempre fue el punto de referencia del Azul. Además, si estaba a su lado Facundo Curuchet, el Torito Tarragona jugaba potenciado y daba gusto ver a Independiente.

El jugador que esta a préstamo desde Temperley es un arma fundamental e imprescindible para Independiente, si el equipo logra sumar algún futbolista que pueda proveer a Tarragona de pelotas de gol, la delantera leprosa será temible.
Compartir en Google Plus

facundo rodriguez