Revertir el mal comienzo

Santamarina tuvo una primera mitad de certamen bastante irregular. A pesar de que faltan 26 fechas para la culminación del campeonato, el Aurinegro deberá replantearse nuevos objetivos de cara a lo que resta en el primer semestre del año 2017, si quiere cambiar la versión mostrada en la segunda parte del año.

Lesiones, suspensiones y hasta cambios en la dirección técnica aquejaron al elenco de Tandil en lo que va del campeonato. Es verdad que si uno regresa de forma retrospectiva al 4 de julio, día en el que comenzó la preparación para éste torneo, nadie podría haberse imaginado el presente por el que atraviesa Santamarina. Sin embargo, situaciones internas como externas hicieron que el Aurinegro tenga que remar desde muy atrás en el 2017. Ojo, no todo es color negro, ya que la clasificación a la Copa Argentina se encuentra a unos pocos metros.

La campaña de Santamarina comenzó de manera anticipada un 28 de julio frente a Nueva Chicago por Copa Argentina. Allí, los dirigidos, en ese entonces, por Mauricio Nosei vencieron por 2-0 al Torito de Mataderos y accedieron a los 16avos de final. En dicha instancia se enfrentaron a Boca Juniors y a pesar de la derrota por 2-1, el Aurinegro puso contra las cuerdas en ciertos tramos del encuentro a los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto. Cinco días más tarde, el campeonato de la Primera B Nacional comenzó con derrota por 2-0 frente a Brown de Adrogué, en un recordado encuentro en el que podría haber sido suspendido debido a las condiciones climáticas.

Al llegar a la quinta jornada, Santamarina tenía en su haber siete unidades, producto de dos victorias, dos derrotas y una igualdad. Tras la caída frente a Almagro, llegó el parate por los problemas económicos que atravesaba (y aún atraviesa) nuestro fútbol argentino. Pero no sólo en la AFA se encontraban los inconvenientes, sino que dentro de la misma institución los jugadores decidieron no entrenar por un día ya que se les debía los sueldos de tres meses. Subsanado el impedimento, tanto con AFA como con los jugadores, la pelota volvió a roda un 8 de octubre, pero ya nada fue igual a las primeras jornadas. El rendimiento del equipo cayó deliberadamente y sólo consiguió cinco puntos en seis jornadas, lo que precipitó la salida de Mauricio Nosei. La dolorosa derrota frente a Nueva Chicago por 3-0 en Mataderos, sumado al flojo rendimiento de sus dirigidos, incentivaron a Nosei a abandonar la dirección técnica de Santamarina.

En la fecha 15, el turno de dirigir interinamente fue para Silvio Del Río y Gustavo Liggerini, quienes ocuparon el lugar sin pena ni gloria al caer por 3-0 ante Argentinos Juniors, en condición de local. Días después, Héctor Arzubialde asumió el cargo de director técnico, con el objetivo cercano de sacar al Aurinegro del fondo de la tabla. El ciclo Arzubialde tuvo inicio con un sacrificado empate por 2-2 ante Instituto, en la ciudad de Córdoba. Con el aire renovado, el Gigante de las Sierras logró cambiar una racha de nueve encuentros sin conocer la victoria por una serie de seis cotejos sin perder.

Hoy en día, Santamarina se encuentra posicionado en la decimoctava ubicación con 22 puntos, por encima de tan sólo cinco equipos. El promedio no es algo a tener en cuenta para este certamen pero habrá que estar atentos en el futuro. El colchón de puntos que arrojó la gran campaña en la que el elenco tandilense estuvo a punto de ascender a Primera División lo coloca en la décima posición de la tabla de los promedios. Más allá del bienestar en el que se encuentra hoy, deberá ser un tema a considerar de forma mediata debido a que, dentro de dos torneos, aquellos 66 puntos desaparecerán y Santamarina quedaría cerca de la zona de descensos.

Como se narró en el principio, no todo es de color negro para Santamarina. La mejoría de las últimas fechas hizo que reapareciera el objetivo de clasificar a la Copa Argentina. De acuerdo a lo reglamentado para el próximo certamen, se clasificarán los doce equipos de la B Nacional que estén mejor ubicados al cabo de la primera rueda, a la cual le faltan tres fechas para terminar. Santamarina está a tres puntos del trío que comparten el décimo lugar: San Martín de Tucumán, All Boys y Brown de Adrogué. Inmediatamente, aparecen cinco equipos con 24 unidades cada uno: Villa Dálmine, Douglas Haig, Central Córdoba, Estudiantes de San Luis y Los Andes. Seguido a dicho quinteto, se encuentra Santamarina. 

El Aurinegro se presentará en Campana frente a Villa Dálmine y cerrará la ronda inicial como local ante Atlético Paraná. Además, enfrentará a Boca Unidos, que tiene 26 puntos, en la jornada que quedó pendiente de la séptima fecha.

Las cartas ya se encuentran tiradas sobre la mesa. Será cuestión de Héctor Arzubialde y su cuerpo técnico, junto a los jugadores, quienes deban armar el tablero de la mejor manera para comenzar a revertir un mal comienzo de campeonato.

Foto: Club Santamarina.
Por Giano Santillan / @GianoSantillan
Compartir en Google Plus

Giano Santillan