Seis meses en una montaña rusa


Brown de Adrogué tuvo un semestre por demás irregular. El equipo del Sur de Buenos Aires no pudo solidificar su trabajo y sufrió altibajos a lo largo del torneo que, por momentos, lo pusieron al borde de la zona de descenso.

El comienzo del torneo fue bueno para el Tricolor, ya que el equipo mantuvo invicto en las primeras seis fechas, con tres victorias y tres empates. Sin embargo, tras el paro de la categoría, el equipo cayó un hueco del que le costó salir.

En 10 encuentros, apenas logró sumar seis puntos con los triunfos frente a Crucero del Norte y Atlético Paraná como local, siendo los ocho partidos restantes todas derrotas. Recién en la fecha 19 Brown encontró una mejoría tras el empate 0-0 con Ferro, que se consolidó con dos alegrías consecutivas en el cierre de la primer ronda.

Los motivos de ésta irregularidad se debió principalmente a la baja en el nivel de muchos jugadores que en el torneo anterior fueron piezas importantes, tales como Lucas Oviedo y Victor Soto, quienes perdieron la titularidad indiscutida, o Cristian Chávez, quien se mostró muy errático frente al arco y no pudo mantener su condición de goleador.

Por su parte, Pablo Vico contó con una buena base de refuerzos, en la que se destacó la vuelta de Juan Manuel García, pero no tomó muchas decisiones acertadas a la hora de armar el once titular ni tampoco al momento de realizar los cambios en cada partido.

Aún queda medio camino por recorrer, y el Tricolor tiene en claro cuál es su principal objetivo: quedarse en la categoría. Por el momento, mantiene una distancia prudente con la zona roja, aunque deberá mejorar para obtener buenos resultados y estar lejos para no sufrir.

Por Agostina Carlesso / @Agoscarlesso
Foto: Ani Capizzi.
Compartir en Google Plus

Agostina Carlesso