Un boomerang Santo


Como equipo recién ascendido del Torneo Federal A y tras un año con múltiples emociones, San Martín logró un rendimiento mejor de lo esperado en su vuelta a la B Nacional, pero aún así perdió puntos bastantes importantes con errores amateurs en encuentros claves.

Fue un año más feliz que triste para los de Ciudadela tras lograr el ascenso a la segunda categoría del fútbol argentino luego de cinco años. Con una convocatoria siempre a cancha llena y una provincia llena de pasión, los Cirujas volvieron a soñar por dar un paso más de categoría y llegar a la cima. Lo cierto es que si bien al ser nuevamente incorporado en este nivel, las expectativas eran menores para el conjunto dirigido por Diego Cagna que bien logró cerrar mejor de lo esperado, pero con errores innecesarios. 

Con un plantel que mantuvo un 70% de base del Federal A, pero con incorporaciones detonantes, San Martín comenzó dando un paso bastante equilibrado en la primera y segunda fecha empatando con el finalmente segundo en la tabla, Argentinos Juniors, y el quinto, Instituto. Pero así fue que el Santo de Cagna comenzó a hundirse y el DT no encontraba los puestos firmes. 

Luego de tres derrotas consecutivas fue que al fin comenzaba a definirse el camino ascendente para el albirrojo. Los triunfos frente a Estudiantes de San Luis, Atlético Paraná y Brown de Adrogué comenzaron a ilusionar a los de Ciudadela, que paso a paso lograban salir de fondo de la tabla de promedios. Pero nada era estático. Tal como un boomerang los resultados del Ciruja eran un vaivén sin fin por lo que la incertidumbre predominaba en Tucumán. 

Fue así que luego de lograr un lugar considerable en la tabla y lejos de asomarse a las últimas posiciones de la tabla de promedio, San Martín tenía las mejores oportunidades para subir escalones y terminar aún mejor ésta primera parte. Pero allí fue donde cayó de la peor manera.

Sólo restaban cuatro partidos de los cuales tres eran, a priori, "accesiblesal encontrarse casi en el descenso, y uno que aunque estaba un poco por encima pudo haber sacado la mayor diferencia al ir ganándole 2 a 0 y dejarse empatar hasta en el último minuto. Se trata de Independiente de Mendoza, que fue el partido que derrotó anímicamente a los de Ciudadela. Después del mismo, logró un triunfo más que necesario frente a Flandria, pero la desazón llegó para cerrar el año. Las dos últimas derrotas frente a Juventud Unida de Gualeguaychú y Los Andes dejaron sin palabras al balance de un año que tuvo una pizca de todo. 

A pesar de un año a sube y baja, San Martín debe pensar en todo lo vivido y lo que queda por vivir, empezando por darle una alegría a la gente que es la principal protagonista en todos los encuentros. Se logró una nueva categoría y se terminó en un puesto mejor de lo esperado, pero no se puede permanecer en la nada de los errores sino aspirar por un 2017 más arriba y mejor expectante. 

EL 11 IDEAL

Luego de una extensa tarea por parte del cuerpo técnico para encontrar un equilibrio que logre conseguir una consecución de triunfos, Cagna resolvió casi al final la formación que pudo darle mayor solución. Fue con el 4-3-1-2 que pudo encontrar ventajas y un juego limpio que marcó la diferencia. El 11 titular conformado por César Taborda; Matias Catalán, Alexis Ferrero, Rodrigo Moreira, Esteban Goicoechea; Daniel Dip, Maximiliano Rodríguez, Diego Bucci, Matias García; Gonzalo Rodríguez y Ramón Lentini. 

LOS DESTACADOS

Si bien un ídolo indiscutible para el Santo fue Ramón Lentini. Un flamante nueve de área que estuvo para darle los tantos más decisivos a los de Ciudadela y aún así los más rememorables ya que pudo marcar tres tantos en los clásicos amistosos de verano que se realizan en la provincia frente a Atlético Tucumán. El goleador obtuvo 11 goles en el Argentino A y cuatro en la B Nacional con la camiseta albirroja

No obstante, entre los refuerzos de esta nueva categoría se destacaron las actuaciones de Matías García, quien pudo ganarse el número 10 y resultar desencadenante; y el defensor Rodrigo Moreira, que conformó una barrera irreversible junto al resto de los defensores y siendo preciso, rápido y veloz cuando tuvo la oportunidad de darle goles a San Martín.

Por Sofía Ladrón de Guevara/ @LalaLadron
Foto: Prensa Oficial San Martín 
Compartir en Google Plus

Lala Ladron