Terminó con sonrisas


En un campeonato con tantas irregularidades futbolísticas como físicas, Boca Unidos cerró el 2016 clasificando a la Copa Argentina y con sonrisas desde que asumió Federico Dominguez como DT. El Aurirrojo terminó con 26 unidades a ocho del puntero Guillermo Browm y aspira al ascenso.

Durante este campeonato pasaron tres técnicos por el club. El primero fue Omar Labruna, quien fue el encargado de comandar la pretemporada junto al plantel, aunque no le fue de la mejor manera, ya que tuvo que dejar el cargo por los malos resultados y por la cara del equipo, que no jugaba, no lastimaba y lo más importante: no sumaba ni de local ni de visitante.

Rápidamente, el que ocupó su lugar fue el entrenador interino Roberto Marioni, que le supo dar carácter de juego y una entidad, la cual la había perdido cuando dejo el cargo el uruguayo Paolo Montero. 

Luego, asumió Federico Domínguez de la mano de resultados fundamentales y con un estilo de juego. 

Boca Unidos disputó 19 partidos, ganó siete, perdió siete (cuatro con Labruna) y cosechó tan solo cinco empates, cerrando de la mejor manera con Domínguez al mando. El goleador fue Franco Cángele con cinco tantos y se convirtió en uno de los ídolos en Corrientes. El mismo, después de un ida y vuelta con Argentinos Juniors, decidió rescindir su contrato y volver al Aurirrojo para ser el líder futbolístico del equipo.

Por Maximiliano Christiani. 


Compartir en Google Plus

Maximiliano Christiani