¡Qué campaña, Arzubialde!


Desde la asunción de Héctor Arzubialde, Santamarina no conoce lo que es ser derrotado. De once encuentros que disputó con el Cordobés en el banco, ganó en cinco oportunidades e igualó en los seis restantes cotejos.

"¿Cómo hacemos para frenar a Santamarina?", "El Aurinegro, invicto, mantiene intacta la ilusión del ascenso", "Con Martín Michel como bandera, Santamarina continúa primero", y muchos más podrían ser los títulos gráficos para este Santamarina. Sin ese juego que enamora, pero con una gran eficacia a la hora de atacar y ciertos aciertos en la labor defensiva, el Gigante de las Sierras se postula como uno de los máximos candidatos al ascenso.

Pero claro, cuando uno mira la tabla real, Santamarina se encuentra noveno con 33 unidades, a 10 puntos de la zona de ascenso y a 11 puntos del líder Guillermo Brown. ¿Entonces? Si sólo tomamos las últimas once jornadas del certamen, el elenco tandilense se sitúa en la primera ubicación, invicto, y con tres puntos de ventaja respecto a sus perseguidores. De ésta forma, queda demostrado que desde la asunción de Héctor Arzubialde, el equipo cambió totalmente su rendimiento.

Con 21 puntos en las últimas once jornadas, Santamarina acumula un invicto de cinco encuentros ganados y seis empatados, luego de la dolorosa derrota como local frente a Argentinos Juniors por 3-0, ya sin Mauricio Nosei en la dirección técnica. Esto lo posiciona como el mejor de dicho período, escoltado por Nueva Chicago, Juventud Unida, Chacarita Juniors, Argentinos Juniors y Guillermo Brown, todos con 18 unidades. Además, desde la reanudación del certamen en el 2017, fue uno de los que más sumó, con 11 puntos en cinco encuentros, junto a Nueva Chicago, Juventud Unida y Flandria.

Por otro lado, Santamarina logró revertir el déficit de gol: de tener -7 en diferencia de goles, producto de 12 goles a favor y 19 en contra, pasó a tener +1, al marcar 18 goles y haber recibido tan sólo 10. La repartija de esos 18 goles se dio en 11 jugadores: Martín Michel anotó por duplicado en dos encuentros, Jonatan Cháves marcó tres dianas, dos de ellas desde el punto de penal, Leonel Pierce se despachó con un doblete ante Brown de Adrogué, y Ángel Prudencio fue clave en la victoria ante Estudiantes de San Luis, con un gol sobre la hora, y en la igualdad frente a Douglas Haig, cotejo en el que marcó el gol del empate. Los restantes festejos se repartieron entre Ezequiel Barrionuevo, Facundo Castro, Diego Sosa, Fernando Piñero, Milton Zárate, Leonardo Gogna y Martín Aguirre, aunque éstos dos últimos ya no pertenecen a la institución.

En contrapartida, los que estuvieron flojos durante el mencionado período fueron Gimnasia de Jujuy, con nueve puntos, Villa Dálmine y Crucero del Norte, con diez puntos, y Boca Unidos, Almagro, Atlético Paraná, Flandria e Independiente Rivadavia acumularon once unidades.

Además, para realizar una analogía con la excelente campaña realizada por Talleres en el certamen del primer semestre del 2016, el elenco Cordobés, que finalmente logró el ascenso, había acumulado 25 puntos en las primeras once jornadas, lo que hace ver al camino realizado por Santamarina como meritorio de ascenso. Sin embargo, el campeonato ya lleva 25 fechas disputadas y el Aurinegro perdió mucho terreno en el comienzo del certamen aunque, lentamente, lo va recuperando y se ilusiona con la posibilidad de pelear por una plaza que otorgue el ascenso a la máxima divisional del fútbol doméstico.

Por Giano Santillán | @GianoSantillán
Foto: El Eco de Tandil.
Compartir en Google Plus

Giano Santillan