El error



Se acaba el torneo y Brown de Adrogué sólo puede mirar hacia arriba. Viene haciendo las cosas muy bien y no es momento para errores, donde hay uno sólo clave: para saberlo, repasamos la campaña y lo que le queda al club de Adrogué. 


Al Tricolor no le queda margen de error. Si aspira a conseguir uno de los dos ascensos en disputa, debe ganar todo lo que pueda. A falta de dos partidos para finalizar la fecha 39, donde los de Adrogué tuvieron descanso, la quinta posición es compartida por tres equipos con 55 puntos, donde la diferencia de gol es la clave: Ferro (+12), Nueva Chicago (+9) y el mismo conjunto de Pablo Vico (+4).

Si bien es una gran campaña, con el objetivo de lograr un gran colchón de puntos para los promedios cumplido, aún hay chances de aspirar al ascenso, aunque es complicado: el puntero, Argentinos Juniors, tiene 71 puntos pero, Guillermo Brown de Puerto Madryn, escolta, ostenta 66 unidades, algo más accesible para sus perseguidores. Más atrás aparecen Chacarita (62) e Instituto (58) que, al igual que el Bicho, debe completar la fecha. 

El panorama no es sencillo, pero los de Adrogué se pueden permitir soñar: si se dan algunos resultados a favor, como pueden ser la derrota de Instituto en el cierre de la fecha 39, una buena performance contra competidores directos como son Guillermo Brown y Ferro, y teniendo en cuenta que varios de los de arriba aún deben jugar entre sí, como Ferro - Guillermo Brown y Nueva Chicago – Argentinos, en la fecha 43, el clásico Chicago – Chacarita y Argentinos – Instituto en la jornada 45, y Chacarita – Argentinos en la fecha 46, los de Vico pueden acortar mucho la distancia con los primeros dos lugares. De yapa todos los de arriba, menos el Funebrero, deben la fecha libre, lo que les da menor margen de error y una vida extra al Torito y el Tricolor. Todo es posible. 

Si bien es importante tener en cuenta lo que le queda al resto, más aún es enfocarse en los rivales que va a tener el propio Brown de acá al final del torneo. Son siete partidos, cuatro de local y tres de visitante. La fecha que viene, recibe a Guillermo Brown de Puerto Madryn, para luego visitar a All Boys en Floresta. Sigue con un partido más que importante contra Ferro en el Lorenzo Arandilla, Almagro como visitante, Central Córdoba en casa y Boca Unidos en Corrientes, para cerrar el torneo ante el complicado Independiente Rivadavia, de gran campaña pero aún en zona de descenso.

En cuanto a los números que lleva el Tri hasta este momento, caben destacar las tres victorias al hilo que cosechó, dos como visitante (2-1 a a Douglas Haig y Villa Dálmine, y 3-0 al colista, Atlético Paraná). Es su mejor racha del torneo: nunca había encadenado más de dos triunfos, con la curiosidad de que, siempre que consiguió los tres puntos por duplicado, empató a la fecha siguiente, con la única excepción entre las fechas 6 y 8, cuando superó a Nueva Chicago y Argentinos (ambos por 1-0), para luego recibir un duro 5-2 en Córdoba ante la Gloria. Por otra parte, su récord en cuanto a local y visitante es de lo más pareja: en el Arandilla, ostenta un 7-6-5 (27 sobre 54 puntos posibles, 50% de efectividad), mientras que fuera de casa cuenta con un 8-4-7 (28/57, 49%).

Para cerrar la estadística, es interesante destacar que es el 4° equipo más goleador del torneo, con 48 tantos, los mismos que Guillermo Brown de Madryn, pero, en contraste, es el segundo más goleado entre los 10 primeros, con 44 goles en contra, sólo superado por los 48 que recibió San Martín de Tucumán. Por último, hasta el momento, los de Vico le ganaron a 19 de los 23 equipos: sólo se les resistieron el clásico con Los Andes (de yapa, doble 1-1), Gimnasia y Esgrima de Jujuy (0-0 y 0-2), el Santo tucumano (1-2 y 2-2) y Estudiantes de San Luis (el único con doble derrota: 1-2 de visita y 0-1 en casa). Aún resta saber qué pasará contra Guillermo Brown (1-3), All Boys (1-4), Ferro (0-0) y Boca Unidos (1-1).

Se acerca el final del campeonato, y Brown buscará acercarse al sueño de Primera División. Soñar no cuesta nada, dicen, y este club lo sabe muy bien. Son siete partidos, siete chances para llegar al objetivo. El Tricolor el único error que puede cometer es no permitirse soñar. 

Por Huaman Gabriel Sosa / @HuamAndRoll
Foto: Huaman Gabriel Sosa
Compartir en Google Plus

Huaman Gabriel Sosa