Campaña histórica en el Sur


Guillermo Brown de Puerto Madryn cerró una temporada que nunca borrará de su memoria, la más importante de su historia sin dudas y, además, la más importante de toda la Liga del Valle de Chubut.

Terminó tercero a tan solo dos puntos de Chacarita para los matemáticos pero, para los más apasionados, fue un gol el que los separó del tan soñado ascenso, que por cierto no estaba en los planes de nadie.

Es que la dirigencia de Guillermo Brown armó el plantel para mantener la categoría. Con la salida de Ricardo Pancaldo, por cuestiones personales, fue Gabriel Gómez quién se hizo cargo del primer equipo de La Banda, pero apenas duró cuatro fechas y presentó la renuncia, aunque dirigió un partido más. Gómez nunca supo como adentrarse en el grupo de jugadores, no logró implantarles su idea y, a la hora de declarar, siempre fue duro con sus dirigidos.

Ahí aparecieron Gastón Esmerado, Alejandro Limia, Santiago Mastronardi y Hernan Coldeira, un cuerpo técnico debutante, al que todos miraban con desconfianza, pero que logró demostrar con goles, resultados y buen funcionamiento que era el indicado para este plantel. Puso al equipo durante más de 30 fechas en posición de ascenso, versus Argentinos ganó cuatro de seis puntos, a Chacarita le ganó los tres partidos, contando Copa Argentina, y con Ferro consiguió también las seis unidades. Quizás lo que complicó a Brown fueron los viajes y los equipos que salían a cuidarse en lugar de atacar y que nunca logró agarrarle la mano.

Si hablamos de nombres propios sería injusto olvidarse de alguno pero sin dudas Andres Mehring fue gran artífice de la campaña del equipo madrynense, obteniendo el récord de minutos con la valla invicta. Franco Flores y Tobias Albarracín fueron dos de los mejores defensores de la categoría, Sergio Sánchez y Marcos Rivadero manejando la mitad de la cancha y también jugando cuando era necesario, Claudio Mosca con su delicadeza para jugar al fútbol y, por supuesto, Tobías Figueroa con sus 21 goles.

Los números de La Banda arrojan 44 partidos jugados, con 20 ganados, 15 empates y tan solo conoció la derrota en nueve oportunidades. Marcó 53 goles y recibió 30, cosechando así 75 puntos, y estableciendo un promedio de 1.429 para la próxima temporada, siendo el tercer mejor promedio de la categoría.

Ahora, como cada año, habrá que ver quienes siguen, quienes se van, quienes vuelven y quienes vienen, lo único seguro es que la gente de Brown esta campaña y a este grupo de hombres que dejó el nombre de su club en boca de todo el país, en lo más alto del fútbol nacional, no los van a olvidar jamás, y así se los hizo sentir en el último partido, aunque como siempre sucede, la hinchada invadió el campo de juego e impidió ese aplauso que hubiese sido más gratificante que el mismísimo ascenso.

Por Matias Fernandez Gerardi / @matifernandezg
Edición: Giano Santillán.
Foto: Daniel Conti
Compartir en Google Plus

Matias Fernández Gerardi