Con la esperanza de que sea un hasta luego



Atlético Paraná terminó anteúltimo, en el puesto 22, y apenas logró cosechar 39 puntos. Por esta pobre campaña descendió al Torneo Federal A.

 Desde el principio del torneo Atlético tenía un solo objetivo, el quedarse en la categoría, pero prácticamente no pudo hacer pie ni mucho menos sacar una cantidad de puntos que le posibilitara salvarse. Primero, en la conducción técnica comenzó Darío Ortíz, quien sumó algunos puntos pero no los suficientes (obtuvo 25 en 24 fechas con seis triunfos, siete empates y once caídas). Si bien por pasajes tuvo buenos encuentros, como las victorias de visitante frente a Chacarita o Crucero del Norte, se le complicó mucho a la hora de ganar de local.

Luego de una irregular campaña del Indio Ortíz, quien arrancó peleando el descenso y se fue ya con el equipo en la zona roja, llegó Ricardo Pancaldo. A partir de ese momento el equipo comenzó a decaer: con el DT santafesino al mando cosechó diez derrotas, dos empates y apenas una sola victoria frente a Douglas Haig, otro de los descendidos. En esta etapa se vio la peor versión del Decano.

Ya prácticamente con un pie y medio en la zona del descenso volvió Edgardo Cervilla para hacerse cargo del equipo, aunque solo era cuestión de fechas que el equipo descendiera. Si bien había chances matemáticas, era muy díficil lograr la permanencia. Ya en la fecha 41 el equipo se quedó sin posibilidades cuando perdió contra Ferro de visitante por 2-1.

En las ultimas fechas el Gato jugó por obligación y vaya que sacó su mejor racha: en las fechas 42 y 43 ganó, primero frente a Almagro en el Pedro Mutio y luego frente a Central Córdoba de Santiago del Estero.
Diego Almada / @diegoalmada31

Foto: Uno Entre Rios.

Compartir en Google Plus

Diego Damián Almada