Un año más y van...


Ferro terminó noveno a 17 puntos del segundo y de esta manera finalizó un torneo en el que sufrió muchos altibajos que no le permitieron luchar hasta el epílogo.

El conjunto de Caballito comenzó el campeonato con la ilusión del tan ansiado ascenso con Gustavo Coleoni en el banco, técnico que venció al Verde en la semifinal del 2015 con Santamarina. El equipo del Sapito empezó el certamen de muy buena manera, con un estilo de juego bien marcado y sobre todo con una muy buena eficacia goleadora, ya que en las dos primeras fechas venció 4 a 3 a Central Córdoba y 3 a 1 como visitante a Boca Unidos.

Luego de las dos victorias, perdió frente a Independiente Rivadavia como local para luego conseguir un empate contra Santamarina y fecha después ganar en Caballito 3 a 0 a Flandria, en lo que fue el mejor partido de Ferro en la temporada. 

Pasado este buen inicio que lo ubicó en el primer puesto durante tres fechas, llegó un presagio de lo que sería la campaña del Oeste. Empató tres partidos seguidos sin goles y los murmullos en la tribuna empezaron a aparecer pero la gran victoria como local frente a Nueva Chicago apaciguó un poco las cosas. Después de la goleada frente al Torito llegó el "comienzo del fin" de la era Coleoni.

Dos duras derrotas frente a rivales directos como Argentinos y Chacarita y la asombrosa racha de siete igualdades seguidas, hizo que la caída por 4 a 1 frente a Guillermo Brown sea el último partido del DT. El año terminó con una victoria frente a All Boys con el Ciruelo Piaggio como técnico interino.

Pese al primer mal semestre, Ferro aún tuvo chances de ascenso y para ello contrataron al único hombre que peleó por subir a Primera desde el año 2000, Marcelo Broggi. El debut del entrerriano fue con victoria frente a Almagro pero al siguiente fin de semana cayó en Santiago del Estero por 4 a 1. Luego de la derrota ante Central Córdoba, Broggi le encontró la vuelta al equipo y mantuvo un invicto de diez encuentros, donde consiguió cinco partidos ganados, entre los que se destacó el impresionante 7 a 2 a Juventud Unida y el 4 a 0 a Gimnasia de Jujuy.

En ese momento, los de Caballito se encontraban peleando cabeza a cabeza por el ascenso pero una serie de derrotas sorpresivas y nuevamente muchos empates lo alejaron por completo del torneo y el técnico se vio obligado a renunciar tras una desastrosa caída en Adrogué frente a Brown por 5 a 1. 

Otro año más que Ferro no asciende y con este van 17 desde su descenso en el año 2000. Esto produce que la parcialidad Verdolaga con el pasar de los años se encuentre más impaciente y cansada de ver como equipos de mucha menos o parecida historia y convocatoria suben a Primera División, mientras que a los de Caballito parece cada vez costarle más jugar con el peso de la camiseta.

Por Juan Pablo Criscuoli
Compartir en Google Plus

juan pablo criscuoli