Dos años del día más feliz


Hace dos años, el 14 de noviembre de 2015, Brown de Adrogué consiguió su segundo ascenso (el primero como campeón) a la Primera B Nacional. Una hazaña que, a día de hoy, busca nuevos episodios de gloria.

El 23 de junio de 2013, Brown alcanzaba la segunda división del fútbol argentino por primera vez en su historia. El equipo comandado por Pablo Vico conseguía su primer hito al clasificar al reducido al finalizar en la 5° posición, superando a Estudiantes por diferencia de gol, y, tras vencer por penales a Platense y a Almagro, alcanzó el sueño.

La hazaña duró poco: una temporada y devuelta a la Primera B, al conseguir 50 de los 53 puntos que necesitaba para quedarse en el Nacional. Sin embargo, el fútbol da revancha, y Vico resistió para volver a intentar el milagro.

Con la mira puesta en el ascenso, el equipo de Almirante Brown comenzó un camino difícil, pero posible: ya habían logrado un ascenso, pero ahora querían, además, ser campeones. Fénix, Sportivo Italiano, Almagro y Deportivo Español fueron cuatro víctimas al hilo para un Tricolor insaciable, que durante 11 fechas sólo sumó: con ocho victorias y tres empates. La primera caída llegó en la 12 contra Almirante Brown. 

La lucha cabeza a cabeza con Defensores de Belgrano se puso dura a partir de allí. Relegados a la segunda posición, los de Vico no le perdían pisada al Dragón, que mantuvo la punta durante 18 jornadas, hasta que tropezó en la 31. En ese tiempo, otro competidor se había acercado a la cima: Estudiantes de Caseros que tuvo todo para ser el campeón agónico. 

A pesar de tener un mal arranque (dos ganados, cinco empatados, cuatro perdidos), la llegada de Juan Carlos Kopriva al Pincha en la fecha 12 revolucionó al equipo que sumó 19 partidos invicto, con 12 victorias, y le metió presión a los de arriba. 

Las últimas semanas fueron de infarto. Defe dejó la punta definitivamente en la jornada 35, luego de igualar con Comunicaciones y perder con Atlanta, y ya no lograría más subirse a ella. En cambio, Brown goleó a Riestra y a Acassuso, empató con Barracas y con el mismo Dragón, y superó a Villa San Carlos para mantener el puesto de campeón. Sin embargo, Estudiantes metió cuatro triunfos al hilo y le arrebató el lugar en la 40, a dos fechas del final.

El Trico y el Pincha llegaban a esa instancia con igualdad de puntos: 76 para ambos, dos más que los de Núñez. La victoria de estos últimos sobre la UAI Urquiza, aprovechando el empate de Brown con Platense hacía que compartan el segundo lugar, mientras Estudiantes se escapaba tras vencer a Suso. La inesperada derrota en el penúltimo juego ante Barracas dejaba a tiro a sus perseguidores, que no pudieron aprovechar la situación y empataron sus partidos ante Tristán Suárez y Almirante Brown.

Y así llegó el día final. 14 de noviembre de 2015, 17.30 horas. El Nuevo Francisco Urbano (hogar de ascensos campeones, visto el último campeonato del dueño de casa) esperaba el inicio de Deportivo Morón contra Brown de Adrogué, mientras que el Juan Pasquale hacía lo propio para un partido épico: Defensores de Belgrano contra Estudiantes de Caseros. A todo o nada. 

Y las emociones no se hicieron esperar: aunque en Núñez el marcador no se movería del cero, a los tres minutos Guillermo Pfund ponía el 1-0 para Brown que empezaba a acariciar un nuevo ascenso. Sin embargo, la euforia se volvería pánico cuando, a los 15', Adrián el Kily Peralta puso la igualdad con un gran zurdazo. Hasta ese entonces, el campeón era el equipo del Oeste de Buenos Aires. 

Así pasaron los 30, 45, 60, 75 y 90 minutos, pero el empate no se movía. Entonces, a los 93'.45'', la pelota se fue al tiro de esquina y el árbitro decidió que sería la última pelota del partido. Subieron todos, hasta Vico quería ir a cabecear, pero sólo uno lo logró: Guillermo Sánchez. Sin embargo, el testazo no tenía destino de gol, pero ahí fue que apareció quien fue un ícono de los últimos años de Brown: Juan Manuel García desvió esa pelota que bajó Sánchez para que se clave en el fondo del arco y sea el gol del ascenso a los 94'.11'', aunque restaba esperar el final del partido entre Defensores y Estudiantes. 

Y no duró mucho la espera: aunque el referí decidió darle una vida más a Morón (y con ellos, a los dos perseguidores del Trico), en cuanto sonó el silbato, lo mismo sucedió en Núñez y la explosión de alegría en Adrogué fue total. Contra cara total en zona norte: luego de acariciar el título, ni el Dragón, ni el Pincha lograron el ascenso: cayeron en el reducido contra el Gallo y el posteriormente ascendido Almagro. De hecho, al día de hoy, incluso Morón está en el Nacional, mientras quienes alguna vez estuvieron muy cerca, siguen buscando el campeonato en la tercera división.

Pero, desde aquel día, dos años. Y puras alegrías para los de Vico. Si bien no consiguieron aún el ascenso a la Primera División, el sueño máximo parece cada vez más cerca. El último campeonato finalizó quinto, a 12 puntos del segundo promovido, y con una marca histórica de 65 unidades. Con Pablo Vico, conocido como Don Ramón, héroe y personalidad destacada de Almirante Brown, parece que todo es posible. ¡Felicidades a la familia tricolor! 

Por Huaman Sosa / @Huamandroll
Foto: Twitter Brown de Adrogué 
Compartir en Google Plus

Huaman Gabriel Sosa