El 2017, la desgracia


Para los amantes de los juegos de azar, el 17 significa la desgracia; para Boca Unidos significó lo mismo. Con aspiraciones totalmente distintas en un principio y al final y con muchos objetivos sin cumplir se fue, sin dudas, el peor año del Aurirrojo en la máxima categoría del ascenso argentino.

Como el calendario así lo dispone, durante la primera mitad de la temporada se jugó el torneo 2016/2017 y ya para la segunda Boca Unidos disputó la rueda inicial del campeonato 2017/2018, siempre en la Primera B Nacional.  

Federico Domínguez fue el primer entrenador de una larga lista. Tuvo tres partidos claves (dos de local) en el arranque, para clasificar a la Copa Argentina y llegar a puestos de ascenso. La igualdad en Adrogué ante Brown fue positiva, pero luego vinieron las derrotas ante Santamarina y Guillermo Brown, que lo dejaron relegado en la lucha y sin Copa Argentina, nuevamente. 

La racha no cambió y, con cinco partidos perdidos de forma consecutiva, Domínguez debió dar un paso al costado. Inmediatamente Roberto Marioni se hizo cargo del plantel para afrontar el duelo ante Central Córdoba, en Santiago del Estero, con igualdad en uno. 

Tras la fecha libre, asumió en el cargo Christian Bassedas. Dirigió 16 partidos en esa temporada y los resultados no cambiaron: tras cinco meses sin victorias, logró vencer a Los Andes pero la mano no torció su rumbo. El problema del descenso se acercaba y con victorias ante Villa Dálmine, Crucero del Norte y Atlético Paraná en las últimas fechas logró mantener la categoría. 

Finalizó la temporada 2016/2017. Los Ribereños se plantearon pelear en los primeros puestos pero nada de eso ocurrió. Es más, luego de la salida de Paolo Montero (Transición 2016) nunca pudo volver a los puestos altos de la tabla. 

Mucha agua corrió por el río, como se dice habitualmente. Muchos jugadores se fueron, pero también llegó una gran cantidad, siempre con Bassedas como la cabeza del grupo. Las incorporaciones de Hilario Navarro, Mario Bolatti y Pablo Vegetti, más la presencia de Osmar Ferreyra y varios hombres asentados en la categoría hicieron suponer que los correntinos serían serios protagonistas. 

La idea dirigencial pasaba por sumar puntos para decirle adiós al descenso, pero también estaba latente la posibilidad de ingresar entre los primeros nueve para disputar el octogonal y pelear uno de los dos ascensos que otorga la categoría a la Primera División del fútbol argentino, nada más y nada menos.

Hoy, con el diario del lunes, nada de eso pasó. Con solo dos fechas disputadas, derrotas ante Villa Dálmine y Gimnasia de Jujuy, Christian Bassedas fue despedido y por primera vez en su historia, Boca Unidos cayó en la zona de descenso. 

Lejos de la tranquilidad, el Aurirrojo vivió días tensos. Sergio Umpierrez, técnico de reserva, se hizo cargo del plantel; si le iba bien, lo confirmaban en el puesto, caso contrario llegaría un nuevo entrenador. Duró solo cuatro partidos, de los cuales igualó tres y fue derrotado en la restante. Las igualdades en uno ante Los Andes, Deportivo Riestra y Santamarina, junto a la derrota en San Luis ante Estudiantes, por 2 a 0, dejaron nuevamente al plantel profesional sin conductor. 

Fue tiempo de Víctor Genes al mando del equipo. Dirigió los últimos seis partidos y, a pesar de su extenso e importante currículum, no le fue bien. Debutó con un empate como visitante ante Nueva Chicago y luego cayó en casa ante San Martín de Tucumán. Una semana más tarde perdió un partido increíble ante Almagro en José Ingenieros y las cosas no estaban del todo bien. 

La tan esperada y ansiada victoria llegó en la décima fecha. Con goles de Bolatti y Diego Sosa, Boca Unidos venció a Instituto y, con la primera victoria, las esperanzas de revertir la situación afloraron. No obstante, Juventud Unida le dio otro cachetazo fuera de casa y Agropecuario lo noqueó una semana después, llevándose un contundente 4 a 1 de Corrientes. 

Terminó el año futbolístico, el peor de Boca Unidos, pero no fue todo. Un día más tarde, Genes dejó su cargo como DT y los problemas parecían no tener fin. No pasó mucho tiempo para que la dirigencia confirme a Carlos Mayor como nuevo DT. 

Cuando los resultados no se dan, todo está mal. Los Ribereños jugaron más de 30 partidos en el año y ganaron solo cinco, mismo dígito de entrenadores que tuvieron en, casi, 365 días. El juego nunca se hizo presente, sumado al problema actitudinal y psicológico que pasó a jugar un papel más que determinante.

La esperanza de revertir la situación sigue vigente, pero cada vez es más costoso. El mejor jugador del año y también el máximo goleador fue Osmar Ferreyra (con ocho tantos), un volante creativo, algo que denota a las claras este presente. Mariano Miño, en la primera parte, también fue de las piezas claves. 

Para este 2018, el conjunto de la ribera correntina deberá mejorar en muchos aspectos: la elección de jugadores, teniendo en cuenta que solo podrá incorporar dos; volver a tener una identidad de juego y, por sobre todas las cosas, trabajar en lo físico y en lo mental, ya que ha quedado a la vista la falta de rebeldía cuando el equipo se encuentra ante una situación adversa. 

A continuación, desde BN Partidos repasamos en detalle los números y estadísticas del Aurirrojo en el 2017: 

Temporada 2016/17 (Marzo a Julio)
  • 25 Partidos Jugados: 4 Partidos Ganados, 9 Partidos Empatados, 12 Partidos Perdidos = 21 Puntos.
  • Como local:  13 Partidos Jugados. 2 Partidos Ganados,  3 Partidos Empatados,  8 Partidos Perdidos = 9 Puntos. 
  • Como visitante: 12 Partidos Jugados. 2 Partidos Ganados, 6 Partidos Empatados, 4 Partidos Perdidos = 12 Puntos. 
  • Directores Técnicos: Federico Domínguez (Fecha 22 a 26. Incluyendo fecha 7); Roberto Marioni (Fecha 27); Christian Bassedas (Fecha 28 a 46)
Temporada 2017/18 (Septiembre a Diciembre) 
  • 12 Partidos Jugados: 1 Partido Ganado, 4 Partidos Empatados, 7 Partidos Perdidos = 7 Puntos.
  • Como local: 6 Partidos Jugados. 1 Partido Ganado, 2 Partidos Empatados, 3 Partidos Perdidos = 5 Puntos.
  • Como visitante: 6 Partidos Jugados. 0 Partidos Ganados, 2 Partido Empatados, 4 Partidos Perdidos = 2 Puntos.
  • Directores Técnicos: Christian Bassedas (Fechas 1 y 2); Sergio Umpierrez (Fechas 3 a 6); Víctor Genes (Fechas 7 a 12). 


TOTALES:
  • 37 Partidos Jugados: 5 Partidos Ganados, 13 Partidos Empatados, 19 Partidos Perdidos = 28 Puntos.
  • Como local: 19 Partidos Jugados. 3 Partidos Ganados, 5 Partidos Empatados, 11 Partidos Perdidos = 14 Puntos.
  • Como visitante: 18 Partidos Jugados. 2 Partidos Ganados, 8 Partidos Empatados, 8 Partidos Perdidos = 14 Puntos.

Por Sebastián Zarate / @SeebaZarate 
Edición: Guido Volpe.
Foto: Interior Futbolero 
Compartir en Google Plus

Sebastián Zarate