En la segunda rueda no hay margen de error


Quilmes arrancó de mayor a menor. Comenzó siendo uno de los principales candidatos al título, pero hoy su realidad no es la esperada. Se encuentra fuera del reducido y en zona de descenso. A los largo de estas 12 fechas estuvieron sentados tres técnicos diferentes en el banco. En BN Partidos repasamos el andar del Cervecero en esta primera parte del Torneo de la Primera B Nacional.

La obligación siempre está a la orden del día para un club como Quilmes. Con la intención de retornar a la Primera División, el armado del plantel se preparó en base a viejos conocidos de la institución. El arquero Emanuel Trípodi, el defensor Diego Colotto, el mediocampista Sebastián Romero y el enganche Miguel Caneo fueron los principales emblemas para esta nueva etapa del Cervecero en la Primera B Nacional.

El comienzo fue alentador. Contando hasta la fecha cinco, El Decano cosechó 10 puntos sobre 15 posibles, una suma que lo acercó a los principales puestos de vanguardia. Pero hay que remarcar algo importante: desde el funcionamiento no fue un equipo que plasmó superioridad dentro del terreno de juego sino que solamente consiguió buenos resultados con una cuota de fortuna.

Pero a partir de la sexta jornada, todo lo conseguido se derrumbó. De 21 unidades en juego, solamente consiguió cuatro. Además, siguió sin convencer desde el juego que propuso en cada encuentro. Ante la mala senda de resultados, y por problemas internos en la institución, el director técnico Lucas Nardi dejó su cargo al frente del plantel profesional antes del duelo ante Almagro en la fecha diez.

A la espera de un reemplazante para Nardi, un hombre de la casa como lo es Leonardo Lemos se hizo cargo del equipo durante dos partidos, como director técnico interino. Ambas fueron derrotas ante El Tricolor de José Ingenieros e Instituto en Córdoba. Para la última fecha del año, asumió Mario Sciacqua como entrenador. Su debut fue un empate ante Juventud Unida de Gualeguaychú, aunque los jugadores dejaron una buena imagen en un encuentro que merecieron ganarlo.

El elenco de zona sur del Gran Buenos Aires deberá mejorar en muchos aspectos si quiere volver a la elite del fútbol local. La falta de gol fue clave a lo largo de estas doce jornadas. Solamente convirtieron siete tantos, y la mayoría fueron marcados por dos futbolistas. Felipe Cadenazzi con tres, El Chino Caneo también con tres, y el restante fue en contra. Otro de los puntos flojos fue no haber plasmado un once titular de memoria. Eso se puede atribuir a las lesiones que el equipo sufrió durante el correr de las fechas.

Otra de los puntos a tener en cuenta es que en la segunda parte del campeonato solo quedan doce cotejos por disputar. La situación actual del Cervecero no es la mejor. A pesar de que solo está a dos unidades del reducido, también se encuentra en la zona roja de los promedios. Hoy sería uno de los seis equipos que perdería la categoría. Durante la pretemporada venidera será momento para que Sciacqua y sus ayudantes, saquen lo mejor de cada jugador y fortalezcan un plantel que tiene con qué para conseguir el objetivo.      

Por Osvaldo Sosa / @OsvaldoGSosa
Edición: Guido Volpe.
Foto: Fútbol en Imágenes 
Compartir en Google Plus

Osvaldo Sosa