No alcanzó el nivel deseado



Gimnasia y Esgrima tuvo un irregular semestre en la primera parte del campeonato, a pesar de que terminó undécimo. Martín Astudillo aún no le encontró la vuelta al equipo y tendrá que mejorar en varios aspectos para el último tramo del certamen porque sino los promedios van a empezar a aquejar al Lobo que tuvo un año malo.

Hace rato que los jujeños dejaron de ser uno de grandes de la categoría y empezaron a ser un equipo de mitad de tabla como consecuencia de las malas temporadas realizadas últimamente, desacertadas elecciones de jugadores y técnicos por parte de los dirigentes. Sin ir más lejos, en el torneo pasado que terminó en julio, Gimnasia salió en la 18ª posición de 23 equipos. 

El mote de “El Capo del Norte” ya lo perdió. Ahora cualquier equipo va a jugarle de igual a igual al Estadio 23 de Agosto y no hace pesar esa localia que lo caracterizó en aquellos años gloriosos. Astudillo tendrá que recuperar esa mística y agarrar una seguidilla de triunfos que le den esa confianza que necesita el equipo, y si no va a tener que empezar a mirar la tabla de abajo. Actualmente Gimnasia está a 14 puntos del descenso.

El conjunto Albiceleste no tuvo un buen semestre: de local sacó ocho de dieciocho en juego. Ganó dos veces (Quilmes y Santamarina), perdió en dos ocasiones (Atlético de Rafaela y Villa Dálmine) e igualó en dos encuentros (Riestra y San Martín). Mientras que fuera de Jujuy no cayó, obtuvo siete de quince puntos disputados. Ganó un solo partido (Boca Unidos) y empató en cuatro cotejos (Sarmiento, Los Andes, Estudiantes SL y Nueva Chicago). Sin duda alguna, dejó pasar muchos puntos en su casa, sino la realidad hubiera sido otra.

Los más regulares

No hubo un jugador que se destacara, sino hay que recalcar el buen labor de la última línea. Tanto Javier Burrai (jugó todos los partidos) que dio seguridad bajo los tres palos, los centrales Alejandro Manchot y Patricio Matricardi que terminaron jugando de dupla central, como así también los laterales Leonardo Ferreyra e Ignacio Sanabria (ambos fueron titulares en todos los encuentros) que cumplieron con su deber. A Gimnasia solo le convirtieron seis goles en once juegos y es el equipo con la valla menos vencida junto a Dálmine. También, no hay que olvidarse del capitán: Alejandro Frezzotti fue el que más corrió, jugó, metió y recuperó en la mitad de la cancha.

Los que cumplieron

Alexis Blanco, pese haber estado dos meses fuera de las canchas, cumplió con su cuota goleadora y lleva cinco tantos en el torneo, es el goleador del Albiceleste. Renzo Tesuri fue el que más la pidió, corrió y generó juego. Sin embargo, le faltó el gol para terminar la jugada y tener más confianza. Se espera más de él. Enzo Serrano a base de sacrificio y buen juego se ganó la titularidad en el equipo, el jujeño es una buena apuesta de Astudillo.

De los que se espera más

Maki Salces y Agustín Sufi. El primero arrancó el año con una rotura de ligamentos en su rodilla, se recuperó y fue titular en la mayoría de los partidos. Tuvo buenos y malos encuentros, marcó un gol. Pichilo Sufi arrastró una lesión que lo tuvo a maltraer durante la mitad del torneo, jugó en los últimos tres encuentros, estuvo un poco falto de fútbol, pero con una buena pretemporada ambos jugadores pueden ser importantes y desequilibrantes para Gimnasia.

Los que perdieron terreno 

Sebastián Sánchez comenzó siendo titular en el equipo, pero perdió el puesto con Matricardi. Diego Auzqui era el encargado de mover los hilos en el equipo, pero su baja performance en los partidos llevó a que ni siquiera fuera convocado en algunos encuentros. Rodrigo Morales, el jujeño, tiene buen juego, pero terminó perdiendo el puesto cuando Astudillo decidió cambiar el esquema táctico. Paso del 4-3-3 al 4-2-3-1.

Párrafo aparte para los dirigentes que tuvieron su peor año. El oficialismo perdió las elecciones y renovó el 50% de los cargos. Una vez más cerraron el año sin hacer un balance general y no se sabe a ciencia cierta cuánto es lo que el club debe a AFA. En julio la deuda era de $ 14.179.689,29. Además, no hicieron nada para incorporar socios, en todo el torneo se vieron las tribunas vacías a causa del alto costo de las entradas y de las peleas entre las distintas facciones de barrabravas que existen en el club, que hacen alejar más al público. 

A pesar de todo, esto es fútbol. Realizando una buena pretemporada, trayendo dos refuerzos que le den jerarquía al equipo, agarrando una seguidilla de buenos partidos y ganando, todo puede cambiar.
Gimnasia de Jujuy volverá a los trabajos el lunes 8 de enero y recién pasados siete días harán la parte fuerte de la preparación para afrontar el último tramo del torneo e intentar dar vuelta la historia. Su primer compromiso será ante Almagro en Buenos Aires por la fecha 13 y ese encuentro determinará si entra o no a la Copa Argentina 2018.

Lo que se le viene al Lobo en el 2018:

Fecha 13: 28/01 visitante vs Almagro.
Fecha 14: 04/02 local vs Instituto.
Fecha 15: 11/02 visitante vs Juventud Unida.
Fecha 16: 18/02 local vs Agropecuario.
Fecha 17: 25/02 visitante vs Flandria.
Fecha 18: 04/03 local vs Brown PM.
Fecha 19: 11/03 visitante vs Brown A.
Fecha 20: 18/03 local vs Ferro.
Fecha 21: 25/03 visitante vs Independiente Rivadavia,
Fecha 22: 01/04 local vs Aldosivi.
Fecha 23: 08/04 visitante vs All Boys.
Fecha 24: 15/04 local vs Mitre.
Fecha 25: 22/04 visitante vs Morón.

Por: @Tato_Jujuy
Edición: Joaquín Bertone.

Compartir en Google Plus

tato jujuy