Un 2017 estancado


La segunda mitad del torneo la B Nacional 2017 fue totalmente neutro para San Martín. Predominaron los empates y no logró ganar más que un sólo partido de local. Todavía terminó este lapso sin técnico ¿Qué deparará el 2018 para el Santo?

Cambió la Dirigencia. Cambió el 80% del plantel profesional, y recién al final se quedó sin técnico, estando aún a vísperas de alguien que se ponga la camiseta roja y blanca para dirigir a los Cirujas.

En lo que correspondió a esta segunda parte del año, el Santo obtuvo ocho empates, una derrota ante Atletico Rafaela y tres triunfos: uno sólo de local contra Ferro y dos de visitantes contra Boca Unidos y Sarmiento, respectivamente.

Se puede decir que las cosas no anduvieron ascendentes para San Martín que sólo se estancó en un pozo sin salida. El hecho de dejar ir ciertas figuras protagonistas en nada más y nada menos que un ascenso, provocó cierta incertidumbre para la hinchada Santa. Pero los nuevos y ricos nombres, las nuevas caras, crearon a su vez cierto ambiente de esperanza para dar comienzo al objetivo: lograr el ascenso. 

Claro fue que las expectativas no se cumplieron y ante una seguidilla de empates, de sumar de a un solo punto, la hinchada comenzó a manifestarse contra la partida de aquellas piezas que consideraban de oro, reclamando nada más y nada menos que a la nueva dirigencia quien prometió en su campaña un "plantel de jerarquía".¿Cuál sería el problema? ¿Los jugadores no encuentran su lugar? ¿El técnico que les dio el honorable ascenso ya no funcionaba más? 

Los interrogantes envolvieron este campeonato para San Martín que no encontraba desestructurarse de ese monótono bloque y así, de la misma manera lo terminó: en octavo lugar con 17 puntos a esperas de, por el momento, clasificar para la Copa Argentina del próximo año.

Lo novedoso resultó que hace unas semanas y tras los rumores de partida luego del último partido frente al Lobo jujeño con un empate sin goles, Diego Cagna se desvinculó del cuerpo técnico de San Martín luego de un comunicado efectuado por el club. Así, lo cierto fue que esos rumores se volvieron certezas al conocerse recientemente que, Cagna, se convertirá en el nuevo DT de Bucaramanga de Colombia, tal como se decía.

Esta noticia no cayó muy bien a la hinchada de modo que comenzaron a sospechar que todo era un arreglo de antemano y no sólo lo corrieron como acusaron en un principio contra la Dirigencia. 

En suma, con todas las incoherencias que atravesó San Martín en este período, no le queda más que descansar en este receso a la espera de un nuevo técnico que se ponga a la altura de las circunstancias y lleve al Ciruja a lo más alto; o por el momento, al objetivo primero de clasificar a la Copa Argentina. 


LA FIGURA 

Fue claro a grandes rasgos la presencia de un cinco armador, pero que sobre todo, en este caso, cumplía funciones de defensor, medio campista e incluso delantero. Se trata de Sebastián Prediger quien se convirtió en figura para San Martín tras demostrar, en más de una ocasión, ser el detonante albirrojo y hasta a veces el único que funcionaba. El entrerriano, ex Newells Old' Boys, marcó un lugar que sin dudas hacía mucho que no ocupaba nadie en el Santo. El equipo funciona cuando él esta en la cancha, el armador multifunción. 

LA HINCHADA

Si hay algo de lo nunca se estanca en San Martín es su hinchada. Cada ocasión, cada partido, es una sorpresa nueva por parte de las tribunas que poco les afecta el resultado que vaya logrando el equipo. Aún así, siendo hijos del rigor, al ir perdiendo o como se hizo costumbre empatando es cuando más se siente vibrar cada uno de los escalones de los cuatro costados. Más allá de eso, el hincha no tiene excusas para dejar de asistir. Con 40 grados característicos de Tucumán o bien un día de lluvia imparable el nene, la familia, el abuelo está presente para alentar al rojo y blanco. 

Por Sofía Ladrón de Guevara /@Lalaladron
Edición: Joaquín Bertone.
Foto: Prensa Oficial San Martín 
Compartir en Google Plus

Lala Ladron