La vuelta a los trabajos


Santamarina comenzó la pretemporada con vistas a la reanudación de la Primera B Nacional en el primer fin de semana de febrero. La única alegría para Héctor Arzubialde se llama Ángel Prudencio, quien volvió a la institución luego de su paso por Defensores de Belgrano de Villa Ramallo.

No hay tiempo para relajaciones y Santamarina lo sabe: tras 23 días de descanso, posterior a la derrota frente a Riestra, el elenco tandilense volvió a los entrenamientos para llegar de la mejor manera al 3 de febrero, fecha en donde recibirá a Estudiantes de San Luis, con una mínima ilusión de meterse entre los clasificados a la Copa Argentina del corriente año.

El Aurinegro cuenta con dos caras nuevas, aunque una ya se encuentra confirmada y la otra se encuentra a prueba. La primera se trata de Ángel Prudencio, que regresó a Tandil tras jugar el último semestre del 2017 en Defensores de Belgrano de Villa Ramallo, en lo que fue la primera parte del Federal A. La restante cara trata de Juan Ignacio Barbieri, otro delantero que se destacó en el Federal B en Ferro Carril Sud de Olavarría, equipo que cayó en la final ante Sol de Mayo de Viedma. En principio, el atacante estará en la institución a prueba durante diez días y es posible que se sume como refuerzo o bien, regrese a Olavarría para disputar el Federal C en Estudiantes de dicha ciudad.

En cuanto a las bajas para el segundo semestre del campeonato se encuentran los mediocampistas Agustín Cardozo y Sebastián Balmaceda; y los delanteros Braian Guille y Federico Martínez. 

Con dos amistosos confirmados, como los es habitualmente con su similar de Aldosivi de Mar del Plata, los días 21 y 24 de enero, Santamarina continuará con los trabajos. A partir del lunes venidero, el plantel se concentrará en la hostería La Masía, donde realizarán la parte más intensa de los entrenos de media temporada.

Por Giano Santillan | @GianoSantillan
Foto: @Clubsantamarina
Compartir en Google Plus

Giano Santillan