Mateo Klimowicz: "Seguimos con esperanza para la última fecha"


En diálogo exclusivo con BN Partidos, Mateo Klimowicz analiza cómo llega Instituto a esta última fecha y lo que se juega. Las expectativas, cómo transitó el campeonato y la esperanza de entrar al reducido para dejar a La Gloria a primera.

El empate de la última fecha frente a Agropecuario dejó a Instituto con la posibilidad de garantizar su lugar en el reducido, victoria mediante frente a Flandria, en la útlima jornada del campeonato. 

La Gloria perdía y rescató el punto en la última del partido con un gol de Facundo Castelli; en los minutos finales, fue clave el ingreso de Mateo Klimowicz que supo cómo complicar a la defensa sojera. "Por cómo se dio el partido, y los resultados en la fecha, terminó siendo un buen punto" analiza Mateo, además de mencionar que la tabla no se modificó en nada y es optimista: "seguimos con la misma esperanza para la última fecha".

A Instituto le costó salir fuera de Alta Córdoba a lo largo del campeonato, y no mostró la misma solidez, ni facilidad para cosechar puntos que tuvo en el Juan Domingo Perón -a donde finalizó el torneo invicto-. Mateo se sincera y razona sobre ésto: "No entiendo porqué el equipo cambia tanto con respecto a lo que somos cuando jugamos de visitante", además de destacar la fortaleza de local, motivo que considera clave en un torneo como la B Nacional. "La gente te lleva a que tenes que ganar si o si de local" nos cuenta Mateo.

Pero no todo fue color de rosa para Instituto este torneo, ya que llegó a estar a pocos puntos de la zona de descenso. Fueron días complicados en Alta Córdoba, y el propio Klimowicz nos cuenta que fueron semanas feas e incómodas, pero luego de la victoria ante Los Andes todo cambió: "Después de ese partido, que ganamos con gol de Vitrola, el ambiente en los entrenamientos cambió y fueron mucho mas lindos" razona Mateo.
Instituto, luego de ese partido frente a Los Andes encadenó cinco victorias, tres empates y sólo una derrota; una seguidilla que lo llevó a la zona de reducido en la que hoy se encuentra.

La participación de Klimowicz en el equipo fue cambiando, pero Mateo se mostró siempre a disposición. Darío Franco lo colocó en la posición de número nueve, jugando de titular dos partidos consecutivos pero sin suerte para él: "No rendí como puedo llegar a rendir" sintetiza Mateo. Luego llegó "un bajón", como él mismo va a calificar una sucesión de partidos donde contó con pocos o nulos minutos en cancha; pero todo cambió luego del partido frente a Chicago, donde comenzó a ser el jugador "revulsivo" que Darío Franco utiliza: "Después de Chicago empecé a entrar un poco más en mi posición, y empecé a rendir más"
Sin dudas Mateo pide mucha pista en la primera del equipo albirrojo, pero el tampoco se fija demasiado lejos en su futuro: "Quiero seguir así, sumando minutos y seguir intentando hacerlo bien, que cuando entre cambie el partido y no pase desapercibido".

Este rubio atacante se las trae y, a tan corta edad, créanme, no pasa para nada desapercibido cuando viste la rojiblanca. 

Por Pedro Fraire / @fraiPedro
Foto: Diego Roscop
Compartir en Google Plus

Pedro Fraire