Final feliz


Luego de 25 fechas, un desempate, rendimientos irregulares y cambio de técnico, Aldosivi tuvo su premio y ascendió a Primera División como campeón de la B Nacional. 

Apenas descendió a la segunda división, allá por junio de 2017, Aldosivi se propuso armarse con jugadores de jerarquía para conseguir el retorno a primera lo antes posible. Menos de once meses después, puede afirmar con orgullo que el objetivo se ha cumplido. Luego de muchas idas y vueltas, el Tiburón se consagró campeón de la Primera B Nacional 2017/18 y disputará la próxima temporada en la máxima categoría del fútbol argentino. 

En la previa del torneo, mucha gente daba como candidato al equipo del puerto para conseguir una de las dos plazas de ascenso. Y con total justificación, ya que había conformado un plantel con jugadores de mucha trayectoria en Primera División y hasta en Europa, lo que hacía suponer que iba a pelear arriba sin ningún tipo de dudas. 

Allá lejos por septiembre de 2017, Aldosivi comenzó su "operativo retorno" con Walter Perazzo en la dirección técnica. El equipo arrancó el torneo ganando en Tandil ante Santamarina y goleando en Mar del Plata a Nueva Chicago. Parecía que iba a arrasar en la categoría, pero a medida que iban pasando las fechas el equipo daba muestras de irregularidad en el rendimiento y perdía puntos que, a priori, eran ganables. 

Las derrotas ante Almagro y Agropecuario y, sobre todo, el empate como local ante Flandria, hicieron que Perazzo deje de ser el entrenador aldosivista. En la fecha diez, agarro el timón del barco Gustavo Álvarez, quien tuvo un inicio inmejorable: 4 triunfos y 1 empate en 5 duelos y en todos sin recibir goles. 

A partir de allí, volvió la palabra que mejor define esta campaña: irregularidad. Empates ante Morón y Rafaela y caídas ante Quilmes y Sarmiento complicaron mucho las cosas para los portuenses. Pero el equipo reaccionó a esa mala racha y obtuvo dos victorias importantísimas: 1 a 0 a Villa Dálmine y 2-1 a Gimnasia en Jujuy. 

Aldosivi encaraba las últimas tres fechas en condición de líder y le quedaba un fixture accesible: local ante Los Andes y cierre del torneo ante dos descendidos como Riestra y Estudiantes de San Luis. Nuevamente, el equipo desaprovechó la chance y empató agónicamente como local con el Milrrayita y posteriormente cayó como visitante ante Riestra. 

Quedaba una fecha y el panorama era muy oscuro: los del puerto se encontraban terceros y debían ganar y esperar que no lo hagan ni Almagro ni San Martín de Tucumán. Finalmente, el destino le dio una mano al conjunto de Álvarez, ya que venció 2-0 al equipo puntano, el Santo perdió y el Tricolor empató en Puerto Madryn, lo que posibilitó un desempate ante el equipo de Sebastian Battaglia para definir el flamante campeón. 

Después de 25 fechas de irregularidades, Aldosivi demostró por qué quería ser campeón el 4 de mayo de 2018 en la gran final. Aquella tarde-noche en Sarandí fue el partido más importante del campeonato y coincidió con la mejor actuación aldosivista: con goles de Arnaldo González, Emiliano Ellacopulos y Cristian Chávez, el Tiburón venció 3 a 1 a Almagro y se consagró campeón de la B Nacional. 

Si bien el rendimiento grupal fue irregular durante todo el torneo, matemáticamente fue el más sólido, ya que fue el único equipo que se mantuvo todas las fechas en zona de reducido. Con Fernando Telechea, Sebastián Moyano y Pitu González como banderas, Aldosivi dio la vuelta en Sarandí y jugará merecidamente la temporada que viene en Primera División. 

Por Matías Federico
Foto: Prensa Aldosivi.
Compartir en Google Plus

Matias Federico