Hay Lepra para rato


Independiente Rivadavia ya es experto en salvase del descenso. Este torneo fue igual, la Lepra estuvo a punto de irse, resurgió y se mantiene en pie en la B Nacional. 

La Lepra tuvo un torneo intenso, nuevamente. En el arranque todo era ilusión y ganas, pero con el correr de las fechas, se volvió  a sufrir como todos los años. Es que el hincha de Independiente Rivadavia ha demostrado coraje, amor y pasión con el paso del tiempo. Siempre peleando el descenso, incluso cuando hicieron la mejor campaña de su vida, los azules estaban en zona roja. Pese a esto, los hinchas nunca perdieron la fe, mucho menos se ausentaron, siempre dejaron la garganta en el estadio, al igual que allá por 2013 cuando contra Instituto se jugó a puertas cerradas, miles de hinchas se convocaron en las afueras del Bautista Gargantini y alentaron los 90 minutos.



Este torneo fue corto para la cantidad de descensos que hubo. La Lepra no arrancó bien y con el tiempo empeoró. La campaña de Pablo De Muner fue pésima y la dirigencia lo aguantó demasiado. 17 fechas condujo al equipo del parque y de 48 puntos en juego (tuvo la fecha libre) solo sacó 15, producto de dos triunfos, nueve empates y cinco derrotas.

Gabriel Gómez llegó bajo la mirada y presión de la gente pero le cambió la cara al equipo y lo salvó del descenso. Muchos de los jugadores comentaron que con su llegada también arribó la calma y la positividad. Estuvo al mando 8 fechas, con 24 puntos en juego sacó 16, gracias a cinco victorias, un empate y dos derrotas.

De 72 puntos en juego sólo obtuvo 31 y suena alarmante pero Aldosivi, campeón del torneo, sólo consiguió 10 puntos más. Es por esto mismo que la B Nacional es una categoría tan vistosa y luchada, no se sabe nada hasta la última fecha.

Los goles que convirtió la Lepra a lo largo del torneo fueron 20. José Méndez y Kevin Gissi fueron los goleadores del equipo con cuatro tantos cada uno. Los primeros tiempos le sientan un poco mejor ya que 11 goles fueron en el inicio y nueve en el complemento. Solo un gol fue de penal para el Azul, en el encuentro contra Flandria en Jáuregui, ejecutado y convertido por José Méndez.

Cristian Aracena disputó todos los partidos de titular y le convirtieron 19 goles. Otro dato importante es la cantidad de juveniles surgidos del club que jugaron a lo largo del torneo en el equipo. Seis son los “pibes” que ayudaron a mantener la categoría. Julián Navas, Santiago Úbeda, Lautaro Disanto, Luciano Sánchez, José Méndez y Federico Guerra.

El torneo que viene Independiente Rivadavia perderá sus malas campañas en cuanto a los promedios y eso lo hace pensar en grande.


Por Eugenia Páez.Edición: Lucas Giménez Vallejo.
Fotos: Prensa Independiente. 

Compartir en Google Plus

Eugenia Paez