Se quedó sin nafta


Gimnasia y Esgrima, de campaña regular en el campeonato, tuvo muchos altibajos. No supo aprovechar los partidos claves para posicionarse en lo más alto del torneo y en los últimos encuentros se vio un equipo desdibujado que perdió la chance de entrar al Reducido en la última fecha.

Los jujeños terminaron una temporada bastante atípica, en donde tuvo un primer semestre malo, sobre todo porque perdieron muchos puntos de local. Además, en ese entonces, Martín Astudillo no le encontraba la vuelta al equipo, ni los jugadores se adaptaban a su esquema de juego (4-3-3), por lo que no se pudo ver un juego vistoso. En la primera parte de la competencia, Gimnasia sacó 15 de 33 puntos en juego, el 45% de puntos disputados.

Ya en el segundo semestre, Astudillo cambió el sistema táctico (4-2-3-1), el cual le dio mayor rédito. Se hizo fuerte de local, sacó muchos puntos, tuvo una racha de catorce encuentros sin conocer la derrota y 933´ sin que le conviertan un gol. Gimnasia tuvo buenos partidos, pero en esos encuentros decisivos donde necesitaba ganar para quedarse con la punta, no tuvo suerte. En las últimas fechas llegó decaído, se quedó sin nafta y sin Reducido. Los jujeños sacaron 19 de 39 unidades en el segundo semestre, el 48% de puntos en juego.

Los mejores:

Javier Burrai (24PJ): Llegó con poco rodaje de Sarmiento y se convirtió en el arquero titular de los jujeños, les dio seguridad y confianza a sus compañeros. Jugó todos los partidos, estuvo 933´ sin recibir un gol y le convirtieron once veces en 24 encuentros. Como hace mucho tiempo no pasaba, Gimnasia contó con una defensa bastante sólida.

Alejandro Manchot (23PJ) y Patricio Matricardi (17PJ): Fueron estandarte de la última línea e hicieron una buena dupla de centrales, se hicieron fuerte por arriba y abajo.

Alejandro Frezzotti (23PJ): El capitán llegó hace dos temporadas y se transformó en un referente del Lobo, fue el que más corrió, jugó, metió y recuperó en la mitad de la cancha. Si todos hubieran jugado con el temperamento y las ganas del Topa, la realidad hubiera sido otra.

Los que cumplieron:

Renzo Tesuri: Fue el que más buscó por las bandas, las pidió a todas. Le faltó esa serenidad y suerte en el último tramo. Y lo más importante: le faltó el gol, pero cumplió.

Alexis Blanco: Aportó su cuota goleadora en los partidos que le tocó jugar (marcó seis goles). Jugó quince partidos y estuvo al margen de nueve encuentros por algunas lesiones.

Maki Salces: El jujeño venía siendo pieza clave en el elenco de Astudillo, desbordando por los extremos y creando peligro. Su último partido fue ante Aldosivi, sufrió la fractura del cráneo de la cual continúa recuperándose.

Mauricio Asenjo: Fue el único refuerzo que llegó en 2018 y jugó 12 de los 13 partidos de este año. Se ganó la titularidad a base de esfuerzo, las peleó todas arriba, pivoteó muy bien. Marcó tres goles, pudieron haber sido mucho más, pero la fortuna no estuvo de su lado.

Leonardo Ferreyra e Ignacio Sanabria: Ambos laterales fueron parte de la defensa que terminó con la valla menos vencida en el torneo. Alternaron buenos y malos partidos, pero siempre cumplieron y estuvieron firmes a la hora de defender.  

De los que se esperaba más:

Diego Auzqui: Era el encargado de hacer jugar a sus compañeros. Tuvo muchos altibajos, cuando el equipo lo necesitó no respondió.

Lihué Prichoda: Astudillo le dio muchas oportunidades y nunca pudo adaptarse al equipo y siempre salió sustituido.

Párrafo aparte para los dirigentes que no tuvieron una buena temporada. El año pasado, el oficialismo perdió las elecciones y renovó el 50% de los cargos, pero no se vio mejora alguna para los socios de la entidad jujeña. Se vieron tribunas vacías a causa del alto costo de las entradas y las peleas entre las distintas facciones de barrabravas hicieron alejar al simpatizante de Gimnasia. Además, se jugaron los partidos en un marco poco habitual, ya que, prohibieron la entrada de banderas y trapos. Por otra parte, no se sabe de cuánto es la deuda que mantiene el club con AFA, si aumentó o mermó. En julio de 2017, el monto era de $ 14.179.689,29.

Gimnasia tuvo una campaña regular, no supo aprovechar los partidos claves para acceder ser el virtual puntero. El equipo de Astudillo jugó bien en muchos partidos, creo muchas situaciones de gol, pero quizás, le faltó esa cuota de suerte en la definición. Además, contó con una defensa bastante sólida y un golero que dio seguridad en todo momento. Pero, por distintas causas (anímicas, futbolísticas, sanciones), su juego mermó en demasía en los últimos encuentros y terminó sin nada. Martín Astudillo muy probablemente renueve el vínculo con el Lobo en estos días y deberá buscar nuevos jugadores que estén a la altura de un equipo histórico como lo es Gimnasia y Esgrima. Además, deberá y tendrá que retener una base de jugadores para no empezar de cero.

Por: @Tato_Jujuy 
Edición: Joaquín Bertone. 
Compartir en Google Plus

tato jujuy