La Lepra se lo llevó sobre el final


En un duelo rodeado por la polémica arbitral que significó la apertura del marcador, Independiente Rivadavia se quedó con los tres puntos en el Eduardo Gallardón ante Los Andes. El 1 a 0 definitivo fue obra de Cristian Lucero, quien de penal, sentenció el resultado en favor de la visita. 

Tras más de cuatro meses sin fútbol en las calles de Lomas de Zamora, la B Nacional reanudaba sus espectáculos con el Eduardo Gallardón como uno de sus escenarios principales. A pesar de que el frío jugaba un papel principal en las tribunas Milrayitas, la soleada tarde incitaba a cualquier fanático o aficionado a acercarse a las inmediaciones del estadio a observar dicho evento. 

Cuando por fin Ramiro López, quien sobre el final del encuentro se convertiría en uno de los principales protagonistas, dio el pitazo inicial, la pelota comenzó a rodar y la algarabía estalló en las tribunas. Con el objetivo principal de alejarse de la zona baja, ambos conjuntos salieron a buscar desde el primer minuto. En tan solo diez minutos disputados, Independiente Rivadavia generó un par de situaciones claras que no pudo concretar ya sea por un buen regreso de los defensores rivales o alguna buena intervención de Federico Díaz. 

Una vez ya transcurridos 25 minutos, Los Andes comenzó a inclinar la cancha y a llevar peligro hacia el arco rival con buenas aperturas y centros que no encontraban destinatario. Sin embargo, en cada ocasión que los mendocinos lograban hacerse del balón, sus delanteros se disparaban con pasaje directo hacia el arco de Díaz. 

La segunda parte inició al igual que finalizó la primera mitad: Los Andes con un buen dominio de pelota y en búsqueda constante de espacios para poder atacar y desde el otro lado, Independiente Rivadavia refugiado en su campo a la espera de algún contraataque que pueda herir al conjunto de Lobos. 

A pesar de la gran cantidad de centros lanzados por los punteros Milrayitas, la tarde de Fabricio Lenci, de buena actuación y mucho sacrificio a la hora de luchar por las divididas, no parecía la mejor de cara al arco rival. Más allá de no haber tenido situaciones sumamente claras, un par de cabezazos y otro par de pelotas que no pudo conectar generaron el fastidio del delantero. 

Ya con la Lepra totalmente tirada atrás, el punto brillaba con suma ilusión en el banco de Gabriel Gómez. Pero a falta de cinco minutos, Ramiro López, quien tuvo una tarde bastante complicada en cuanto a su arbitraje, sancionó un penal sumamente dudoso en favor de la visita y de esta manera desató la furia en el estadio: Sergio Sagarzazú barre pierna y pelota en la puerta del área y la decisión del colegiado fue conceder la pena máxima en vez de un tiro libre. 

A continuación, Cristian Lucero cruzó su remate y Díaz a pesar de haber adivinado el lado no pudo contener el disparo. Con cambios desesperados y totalmente tirado al ataque, Los Andes buscó aun sabiendo que el partido parecía sentenciado. No hubo tiempo para más. La angustia y bronca de haber realizado un gran partido quedará en todos los corazones de Lomas, mientras que la Lepra se lleva tres puntos, que, aunque no hayan sido merecidos, el fútbol se gana con goles y la victoria se disfruta de cualquier manera. 


FICHA: 

Formaciones: 

Los Andes (0): Federico Díaz; Gastón Guruceaga, Franco Peppino, Sebastián Váldez, Dimas Morales; Guillermo Pereira, Luis Zeballos, Iván Leszczuk, Sergio Sagarzazú; Matías González y Fabricio Lenci. 
DT: Gabriel Lobos y Luis Pérez. 

Independiente Rivadavia (1): Cristian Aracena; Jorge Zules Caicedo, Alejandro Rebola, Sergio Rodríguez, Julián Navas; Daniel Imperiale, Santiago Ubeda, Cristian Lucero, Franco Negri; Nicolás Quiroga y Federico Castro. 
DT: Gabriel Gómez. 

Goles: 85’ Cristian Lucero (IR). 

Amarillas: Sebastián Váldez (LA). 

Cambios: Lucas Chacana x Matías González, Maximiliano Quinteros x Gastón Guruceaga, Lucio Barroca x Dimas Morales (LA). Lautaro Disanto x Nicolás Quiroga, Nicolás Dematei x Federico Castro y Maximiliano Meza x Franco Negri (IR). 

Árbitro: Ramiro López. 

Estadio: Eduardo Gallardón (Lomas de Zamora). 

Por Juan Manuel Torraco.
Compartir en Google Plus

Juan Manuel Torraco