Un tardío despertar



Luego del descenso de la Primera División, a Temperley le costó mucho el inicio del torneo de la B Nacional. Una campaña irregular, la salida del DT que había comenzado y la lucha por el promedio. Lo positivo la Copa Argentina. 


El hincha del Gasolero que creyó que el equipo iba a estar peleando arriba, se equivoco. "Estábamos para pelear más arriba", "me cuesta creer que peleemos por no descender", "este equipo esta para más" son las frases que se escuchan de los aficionados. Es que el plantel que armó el conjunto de Turdera, es uno de los mejores de la B Nacional. Sin embargo, esta en el puesto 16, con 14 puntos, por fuera de los ocho que ingresan al reducido.


De los partidos disputados en esta primera parte, perdió más de lo que ganó. Triunfo en cuatro ocasiones, empató en tres y cayó en cinco oportunidades. Incluso, hasta la fecha 12 estaba en el último lugar de la tabla de los promedios de los equipos directamente afiliados a la AFA. Para colmo, en la fecha cuatro, Gastón Esmerado deja de ser el DT, al no poder ganar en el inicio del torneo.

Luego de la salida del Gato, llegaría Cristián Aldirico y con él, la primera victoria del campeonato en la fecha seis. Pero el juego seguía dejando mucho que desear. Es que Temperley, no funcionaba como un equipo. Volvió a pesarle con el paso de las fechas, que no le costaba llegar al gol y no podía volver a la victoria.

Sin embargo, en la Copa Argentina era un cantar distinto. En sea competición, le dio alegrías a la fanaticada Celeste. Con Esmerado llegó a los cuadros del final del torneo más federal del país. Con el ex DT de la UAI Urquiza pudo al alcanzar las semifinales eliminando a San Lorenzo. No pudo llegar a la final al caer con Rosario Central, pero aún así quedó en la historia.

Al no jugar más la Copa le dio un nuevo impulso, ya que en el sprint final consiguió ocho de los 12 puntos jugados. Ahí empezó a verse la mano del Polaco, que de a poco comenzó a levantar al conjunto. Darle rodaje a jugadores que no eran muy tenidos en cuenta por el entrenador anterior. Mauro Cerutti fue uno de ellos, que le brindo otra frescura al ataque, otro fue el inoxidable Leonardo Di Lorenzo, que con su experiencia y calidad, brindó el toque fino y Tobías Reinhart, uno de los jóvenes del plantel.

Si hablamos de figuras, se destaca Matías Castro. El arquero ex Unión, se ganó el cariño de los hinchas por sus buenas actuaciones y que fue vital para llegar a las semifinales de la Copa Argentina. Otro fue Roberto Brum, que de a poco fue haciéndose dueño del mediocampo. El último es Ramiro Costa. Si bien no marcó en las ultimas fechas, es el goleador del equipo con cinco tantos (cuatro por el torneo y uno por Copa).

Por último, para encarar la segunda parte, Aldirico ya tiene en mente una sola incorporación: un volante zurdo que juegue por izquierda. En caso de que un jugador se vaya, buscarían otro refuerzo. El DT de Temperley sabe que esta obligado a obtener buenos resultados para poder escapar de la zona roja de los promedios y lograr llegar al reducido. Pero debe comprender que la B Nacional es una montaña rusa. Un día en la cima y se puede bajar de golpe. Aún queda un largo trecho, donde pueden haber tormentas pero el equipo de Turdera siempre buscara que el cielo sea Celeste.

Por Matías Damian Ocampo / @matias_ocampo
Foto: Club Atlético Temperley - Facebook Oficial
Compartir en Google Plus

Matias Damian Ocampo