Un semestre con altibajos



Villa Dálmine tuvo un andar irregular en el segundo semestre de este año el cual comenzó en julio con dos partidos de Copa Argentina; en el inicio del torneo obtuvo dos victorias seguidas, pero entró una racha de 9 fechas sin triunfos para cerrar con un sprint final que le permitió escalar posiciones y terminar el año con una sonrisa. 

Luego de una primer mitad de año en la que logró meterse en el reducido por el ascenso por primera vez desde que volvió a la B Nacional y quedar a tan solo unos segundos de vencer a San Martín de Tucumán, el Viola con un plantel totalmente nuevo encaró el comienzo de un nuevo torneo con energías renovadas. 

La actividad comenzó en julio con los 32vos de final de la Copa Argentina ante UAI Urquiza a quien superó en una tanda de penales realmente emocionante. Avanzó a los 16vos de final en donde tuvo la posibilidad de enfrentar a River Plate y una gran cantidad de hinchas del Viola viajaron a Formosa con la ilusión intacta. Dálmine hizo un gran partido, pero la superioridad y jerarquía del Millonario marcó la diferencia y allí se acabó el sueño. 

El campeonato arrancó en agosto y en la primera fecha recibió a un potencial candidato: Instituto de Córdoba, pero dio el golpe y goleó a La Gloria por 3 a 0. En la siguiente fecha visitó a Temperley, otro equipo de peso, pero también le ganó. 

En la tercera fecha comenzó ganando 2 a 0 a Mitre de Santiago del Estero y parecía otra victoria más para los de Campana, pero el Aurinegro se lo empató y con este partido comenzó una racha de 9 encuentros sin poder ganar.

Fueron muy pocos partidos en los que Dálmine  realmente mereció perder puntos y en los que fue superado futbolísticamente por su rival. Por ejemplo, en los cuatro partidos de local de esta racha, se puso en ventaja en todos pero no pudo mantener el resultado y terminaba empatando. Ante Ferro, en la fecha 10, jugó mejor que los de Caballito pero perdió por a 2 a 0 por dos acciones aisladas. 

El 18 de noviembre adelantó la fecha 12 por la realización del G20 el siguiente fin de semana y visitó a Guillermo Brown de Puerto Madryn en Trelew. En un partido malo para ambos, el local se puso 2 a 0 en dos pelotas paradas y parecía que iba a ser otra derrota del Viola. Pero los ya dirigidos por Walter Otta tuvieron una gran reacción y pudieron igualar el marcador. 

Este empate significó un gran impulso anímico y en los dos últimos partidos del año ante Nueva Chicago y Olimpo de Bahía Blanca (ambos de local) volvió a ganar y gracias a una serie de resultados logró clasificar a la Copa Argentina por segundo año consecutivo. 

LA FIGURA

Protti es el máximo artillero del Viola. 

Ijiel Protti fue el jugador destacado del semestre gracias a sus goles. El delantero ex Chacarita y Rosario Central convirtió 7 de los 18 goles del equipo y es quien marcó más goles en el Viola; se ubica tercero en la tabla de goleadores detrás de Pablo Vegetti (9) y Nicolás Orsini (8). 

Comenzó con un doblete en la primera fecha ante Instituto y luego aportó un tanto en la segunda y tercera fecha contra Temperley y Mitre de Santiago del Estero, respectivamente. Hasta la séptima no volvió a marcar cuando convirtió en el empate ante Quilmes y en los dos últimos partidos del año, ante Chicago y Olimpo, se despachó con tres goles. 

CAMBIO DE ENTRENADOR 

Después de dos años en la dirección técnica de Villa Dálmine, Felipe De la Riva dejó su cargo en la fecha 7 para dirigir a Agropecuario. El Sojero le realizó una oferta tentadora y el uruguayo partió hacia Carlos Casares. En lo que iba del torneo cosechó 2 victorias, 3 empates y 2 derrotas. 

Una de los puntos bajos del equipo fue que empezaba ganando y con tan solo un gol de ventaja De la Riva desistía de la posesión de la pelota y se defendía, lo que provocaba que no pueda mantener el resultado. 

Otta le dio otra cara al equipo y cortó la mala racha.

En su regreso, Walter Otta buscó mayor equilibrio en el campo de juego ya que Dálmine era uno de los más goleadores, pero también uno de los más goleados. Solucionó está cuestión agregando un volante que juegue al lado de Matías Ballini en la mitad de la cancha. La tendencia de ponerse en ventaja continuó, pero seguía atacando y dominando el encuentro y recién en los últimos minutos realizaba variantes defensivas. 

Por Joaquín Bertone / @JoaquinBertone4
Fotos: Villa Dálmine Oficial. 

Compartir en Google Plus

Joaquín Bertone