Nehuén Montoya: "Siempre fue un sueño jugar en Chaca"



En la derrota ante Sarmiento, debutaron varios juveniles. Uno de ellos es Nehuén Montoya, lateral derecho de Chacarita, que habló con BN Partidos y expresó varios sentimientos encontrados: ansiedad y alegría por jugar su primer partido en el Funebrero y, a la vez, tristeza por la derrota y este presente del conjunto de San Martín. 

En la segunda parte del campeonato, llegó Patricio Pisano. El entrenador borró a la mayoría de los refuerzos traídos por Jorge Vivaldo y apuntó en afrontar el torneo con los juveniles del club. 

Pisano, que ya había estado en Chaca con Walter Coyette, siempre estuvo al tanto de las divisiones inferiores. En su primera conferencia de prensa, el entrenador había elogiado el crecimiento de Nehuén Montoya y el 23 de febrero de 2019 ante Sarmiento, Pato decidió darle la titularidad. 

El futbolista, de 21 años, conversó con BN Partidos y contó sus sensaciones tras su estreno en el primer equipo: “Al principio, sentí las ansias de querer jugar el partido. En el debut, uno no se espera lo que va a hacer en la cancha. Me tocó debutar con un rival muy intenso, el mejor del campeonato, y, a pesar de la derrota, lo disfruté como pude”. 

Para todo jugador, uno de los máximos anhelos es debutar en el club que lo vio nacer y más aún para Montoya. El lateral derecho está muy vinculado con el Funebrero: su hermano Lautaro tuvo su paso por la institución y, además, es familiar de Horacio Cañon Peralta, ayudante de Anibal Biggeri, quienes consiguieron el ascenso a la B Nacional en 2014. Por ello, expresa: “Siempre fue un sueño jugar en la cancha de Chaca. El resultado uno no lo elige, pero desde que tengo memoria quiero debutar acá y, por suerte, lo pude lograr”. 

Chacarita está plagado de juveniles, por lo que el apoyo de los referentes es fundamental para que puedan afrontar lo que están viviendo: “Constantemente me hablan. El Burro (Rivero) y Fede (Vismara) siempre están aconsejando y eso te ayuda mucho”. 

En las últimas semanas, se confirmó que los promedios no existirán más en la próxima temporada, hecho por el cual el Funebrero no está tan asfixiado en conseguir puntos este campeonato. Ante esta situación, el nacido en Villa Ballester comentó las sensaciones del plantel: “La realidad es que nosotros estamos metidos en el día a día. Ahora, nos enfocamos en el partido contra Brown de Adrogué. No pensamos tanto en los promedios, pero por ahí sí es un alivio”. 

Por Gastón Rienzi / @GastonRienzi
Foto: La Gloriosa Tricolor.

Compartir en Google Plus

Gaston Rienzi