Ascenso meritorio para el Viaducto



Luego de un año en la Primera B Nacional, Arsenal de Sarandí volverá a jugar en la máxima división del fútbol argentino, categoría donde supo hacer historia.

No fue nada fácil el regreso, la campaña del Arse fue muy buena pero contó con un par de tropiezos que complicaron y pusieron en peligro la lucha por el ascenso. Con Sarmiento de Junín y Nueva Chicago como principales contrincantes por el primer puesto en gran parte del torneo.

Sobresalen los triunfos ante Chacarita en San Martín, la visita ante Temperley, en Sarandí frente a Chicago y cómo olvidar la agónica victoria en Nuñez contra Defensores de Belgrano, que permitió forzar el desempate con El Verde.

Esa finalísima se llevó a cabo en el Estadio Florencio Solá, una multitud de ambas parcialidades fue testigo de la consagración del equipo de Sergio Rondina, quién llegó al club cuando el Viaducto estaba en primera, pero con muy pocas esperanzas de evitar la maldición del descenso. Un año después, el Huevo lo vuelve a resurgir a la Primera División. Heroico.

Vuelven a la categoría más alta del fútbol argentino, allí donde escribieron una historia grande para el club, conquistando nada menos que un torneo local, la Supercopa y Copa Argentina; y hasta con títulos en la parte internacional: Copa Sudamericana y Suruga Bank 2008.

Ahora, la meta en la próxima temporada estará en permanecer en la Superliga y volver a ser de a poco ese Arsenal que llegó lejos y dio que hablar en las últimas décadas.

Por Matías Correa / @MatiassCorrea
Foto: Arsenal de Sarandí web.
Compartir en Google Plus

Matias Correa