Un año agridulce



Villa Dálmine culminó la temporada 2018/19 de la Primera B Nacional con un flojo rendimiento y eso lo dejó a las puertas del reducido. Igualmente, la campaña del conjunto de Campana -con sus altibajos- fue buena y consiguió mantener la categoría, algo que al principio del torneo era sumamente complicado. 

Los por entonces dirigidos por Felipe De la Riva, comenzaron el campeonato con dos victorias y un empate en los cuales marcó 7 goles y solo tuvo 2 en contra. Pero esa igualdad, ante Mitre de Santiago del Estero, fue el primer partido de nueve sin conocer la victoria. 

En esa mala racha cosechó 5 empates y 4 derrotas, y en el medio hubo un cambio de director técnico: De la Riva se marchó a Agropecuario y Walter Otta, proveniente de Deportivo Morón, lo reemplazó. El segundo ciclo de Otta comenzó con un empate como local con Brown de Adrogué y una derrota con Ferro en Caballito. Pero por la fecha 12, que se jugó por adelantada, enfrentó a Guillermo Brown de Puerto Madryn en Trelew en cual Villa Dálmine empató tras ir perdiendo por 2 a 0. 

Con ese punto agónico conseguido en el sur del país, enlazó cinco encuentros en los que no perdió. Las victorias ante Nueva Chicago, Olimpo, Atlético de Rafaela y Los Andes fueron importantes para engrosar el promedio, ir olvidándose del descenso y empezar a acercarse a los puestos de arriba. 

En la fecha 16 cayó por 1 a 0 ante Central Córdoba en Santiago del Estero, pero luego venció a Almagro, empató con Plantense y derrotó a Gimnasia de Mendoza antes de quedar libre. Luego de tener esa semana sin competencia, la realidad del equipo fue otra: no volvió a ganar en el sprint final de torneo. Igualó con Agropecuario, Gimnasia y Esgrima de Jujuy y Santamarina, mientras que cayó con Arsenal y Defensores de Belgrano. 

Con el empate con GyE Jujuy, se le acortaron las chances de entrar al reducido.

Al Viola no le alcanzó para clasificar al reducido por el segundo ascenso, pero logró mantener la categoría tres fechas antes de que termine el campeonato. Si bien queda un sabor amargo por el tramo final, Villa Dálmine encarará a partir de agosto su quinto año consecutivo en la segunda categoría del fútbol argentino. 

Lo bueno

Walter Otta comenzó su segundo ciclo en el club en la fecha 8.


Con el cambio de entrenador, Villa Dálmine consiguió mayor equilibrio y una gran solidez defensiva. En los 16 partidos dirigidos por Walter Otta, en 9 de ellos mantuvo el arco en cero. Además, logró mantener la ventaja en los partidos que comenzaba ganando, algo que con Felipe De la Riva al Viola le costaba mucho. 

Lo malo

Los puntos más flojos de la campaña del Viola fue la racha de 9 partidos sin victorias en la primera rueda y los últimos 5 encuentros del torneo. En los cuales las distracciones o los errores defensivos y la ineficacia en la ofensiva fueron las causas de que Villa Dálmine no coseche los puntos necesarios para entrar en el octogonal final. Una muestra de este flojo final es que de los 12 goles que sufrió como local, 7 fueron en los últimos dos encuentros. 

El goleador

Con sus goles, Ijiel Protti ayudó a sumar 14 puntos al Viola


Ijiel Protti marcó 9 goles y finalizó en la cuarta posición de la tabla de goleadores de la Primera B Nacional 2018-19. Le anotó a Instituto (x2), Temperley, Mitre de Santiago del Estero, Quilmes, Nueva Chicago (x2), Almagro y Arsenal. Además, cada vez que conviritió, Dálmine  ganó en 4 oportunidades, igualó 2 y perdió 1. 

Este martes el plantel finalizó con los entrenamientos y quedarán licenciados hasta el 20 de mayo. A partir de esa fecha los dirigentes comenzarán a ver la situación de cada futbolista y se sabrá quién continuará y quien emigrará. 

Por Joaquín Bertone / @JoaquinBertone4
Fotos: Villa Dálmine Oficial. 
Compartir en Google Plus

Joaquín Bertone