Círculo Celeste


El inicio del campeonato de Temperley no es el mejor y cada vez está más lejos del pelotón de los de arriba. Los hinchas y los medios partidarios de este equipo del sur del conurbano bonaerense, ya cuestionan a Cristian Aldirico.

Parece mentira, pero es increíble que nuevamente ocurra lo mismo que pasó la temporada anterior. Que inicio del torneo de la segunda categoría del fútbol argentino sea adverso para el conjunto de Turdera. Y que también, ya se lo cuestione al DT por el flojo comienzo, tal como aconteció con Gastón Esmerado en la 2018/19 tras cuatro jornadas.

Esta vez hay una salvedad a favor de Aldirico; a esta altura el equipo tan solo tenía un punto de 12 que se habían disputado, por tres derrotas y un empate. Ahora cuentan con cinco puntos de los 15 que se han jugado. Además, ya ha conseguido una victoria en el campeonato, pero cayó en dos y quedó en tablas de igual manera.

Sin embargo, el equipo no ilusiona, no motiva, y no contagia. Tras una larga pretemporada de tres meses donde el entrenador donde siempre manifestó que quería aprovechar para desarrollar la idea de juego que quería llevar a cabo. Además de armar el plantel para el presente torneo, donde los interpretes al parecer no captan o no quieren captar la idea del entrenador.

El tema es el siguiente, ¿que pasaría si el Polaco sale de Temperley? Todo el trabajo realizado en estos meses se tirarían a la basura. El armado del plantel sería en vano, porque llegaría un DT y ahí verá que jugadores le sirven y cuales no. Tal como paso con Esmerado, ¿cuantos jugadores que habían pedido, terminaran como titulares?

Cuando culminó el campeonato anterior, muchos dudaban de que el DT podía seguir al frente del equipo por el sprint final que tuvo que impidió de que el Gasolero pueda ingresar al reducido por el segundo ascenso a la Superliga Argentina. Sin embargo, la Comisión Directiva decidió mantenerlo en el cargo. Ahora los hinchas quiere la salida del entrenador.

Es que esperaban más por la larga preparación, por todos los amistosos donde probó a todos los jugadores del plantel. Pero no se ven los resultados en la cancha, por los puntos donde realmente vale lo que se desarrolla en el campo de juego. Aun así, no hay funcionamiento. Por más entrenamientos y pruebas, el planteo no funciona.

El Celeste no venía bien incluso desde el torneo anterior, particularmente luego de la caída en el clásico frente a Los Andes en la fecha 22. Desde en ese momento cayó mucho el equipo, donde solo sumaron de a tres luego de vencer a Guillermo Brown hace dos fechas atrás. Las caras nuevas no aportaron frescura o un cambio de cara.

Por eso, Temperley vive en un circulo; empieza con un DT, está las primeras fechas y luego renuncia o es despedido para que llegué uno nuevo. Pasó con Gustavo Alvarez en la Superliga 2017/18 y luego con Gastón Esmerado en la temporada anterior. Si llegará salir Cristian Aldirico, nuevamente ocurriría lo mismo, con el arribo de un DT.

En un fútbol y una categoría donde mandan los resultados, los proyectos quedan de lado y se desechan de inmediato, por algo los entrenadores duran tan poco en un club. ¿Para qué ratificar a un técnico en el puesto, si luego de varias jornadas se piensa en su renuncia o su despido? No sirve. Para Temperley no sirve ser un círculo.

Por Matías Damian Ocampo / @matias_ocampo
Foto: Mauro I. Rey / IG: @maaurorey


Compartir en Google Plus

Matías Damian Ocampo