De mayor a menor



La primera rueda del torneo de la Primera Nacional 2019/20 llegó a su fin y Villa Dálmine finalizó en la octava posición, fuera de la Copa Argentina y entre los puestos de clasificación al reducido y del descenso; a 4 y 6 puntos, respectivamente. El rendimiento del Viola decayó con el correr de las fechas y ahora el conjunto de Campana deberá trabajar arduamente si pretende luchar en la parte alta de la tabla de posiciones. 

Luego de quedar muy cerca de entrar al reducido la temporada pasada, en Dálmine se vino una revolución y se renovó el plantel con la incorporación de muchos jugadores jóvenes de entre 20 y 23 años. Sumado a la continuidad de algunos futbolistas de la campaña anterior, se armó un equipo en el que se combinó juventud con al menos un experimentado por línea. 

También se produjo un cambio en la dirección técnica. Walter Nicolás Otta dejó la institución para seguir su carrera en Atlético de Rafaela y en su lugar llegó Lucas Bovaglio que venía de dirigir y ser campeón con la reserva de Talleres de Córdoba. Bovaglio tenía la ventaja de estar acostumbrado a trabajar con jugadores jóvenes y además de haber dirigido a varios de los que se incorporaron al Viola
Bovaglio y Otta, el actual y ex entrenador del Viola. 
El andar de Dálmine por esta primera rueda de la Primera Nacional fue irregular, alternó victorias con derrotas y empates. En las primeras 7 fechas se dio la particularidad que ganaba de local y perdía de visitante, hasta la octava jornada en la que cayó por primera vez en Campana por 2 a 1 con Brown de Adrogué. 

El conjunto dirigido por Bovaglio tuvo un verdadero karma cuando jugó fuera de casa ya que en todos perdió por un solo tanto, pero siempre se dio la misma fórmula. El Viola no dominaba ni era inferior a su rival, pero tenía las chances más claras para marcar, pero la falta de eficacia hizo que lo pague caro. 

En la fecha 11, ante Quilmes en el Centenario, pudo romper con esa racha y luego repitió con All Boys en Floresta y parecía que iba a poder cumplir con el objetivo de meterse en la Copa Argentina porque los últimos dos rivales eran -a priori- accesibles. Pero en esta categoría todo es muy parejo y nada se puede dar por hecho. Villa Dálmine cayó como local por 1 a 0 con Gimnasia y Esgrima de Jujuy y por 2 a 1 con Santamarina en Tandil y así cerró el año a 6 puntos del descenso y a 4 del reducido. Pero con más dudas que certezas. 

La caída con Santamarina fue un duro golpe para el Dálmine.
El semestre del Viola fue de mayor a menor, aunque el rendimiento nunca fue el óptimo. Las derrotas en condición de visitante mermaron la subida en la tabla de posiciones. Durante el receso, el plantel deberá trabajar en los puntos flojos y mejorar de cara a la segunda mitad de la Primera Nacional 2019/20 si tiene aspiraciones de pelear por un lugar en el reducido por el segundo ascenso. 

Por Joaquín Bertone / @JoaquinBertone4
Fotos: Diego Villar (Villa Dálmine Oficial). 
Compartir en Google Plus

Joaquín Bertone