El Calamar se aleja de la punta y el Torito tiene vida



Nueva Chicago ganó frente a Platense 1-0 en el estadio Ciudad de Vicente López por la fecha 18 de la Primera Nacional. El gol lo convirtió Aldo Araujo.

Era un encuentro propio para que el Marrón logre revertir su imagen atormentada y pueda colocarse nuevamente en la pelea por el campeonato, pero los de Saavedra jamás supieron como hacerle daño al equipo de De Paoli y faltando 10 minutos para el final el Torito tomó la ventaja desde un tiro de esquina.

Fernando Ruiz bloqueó la posibilidad de que el rival realice una gestación adecuada, por lo tanto lo obligaba a jugar en largo y mayormente salía favorecido el local ya que poseía mayor cantidad de hombres en los sectores donde destinaba la pelota. Para que esto sucediera el D.T tapó la salida del arco rival de la siguiente manera: Susvielles y Curuchet tomaban mano a mano a los centrales, Ramirez era marca fija del numero 5 Juarez mientras que Baima y Bochi tenían la responsabilidad de ocupar dos marcas: la del volante interior y la del lateral.

El equipo nunca quedó descompensado en el 2vs1 ya que Nueva Chicago jugó con los laterales muy arriba y el pase hacia ellos si o si provenía de forma aérea por lo tanto le daba tiempo a sus marcadores a llegar a interferir en el pase o incomodar al rival. En este caso quien tomaba al volante interno (Bochi o Baima dependiendo el lado de la cancha) se dirigía al lateral rival y el volante era tomado por Lamberti quien sobraba en el medio campo. De esta manera se le imposibilitó lograr una salida acorde y tuvieron que recurrir a balones largos intrascendentes.   

Era mejor Platense durante todo el primer tiempo, Nueva Chicago se sentía acorralado, cuando tenía la pelota la perdía de inmediato a causa de una excelente presión que ejercía el local. El Calamar no supo aprovechar sus chances claras, en vez de tomarse un tiempo para mover la pelota en todo lo ancho del campo y encontrar un espacio eficaz para penetrar la defensa visitante, prefirió tirar centros inofensivos y muchos sin un destino claro. 

En el comienzo del segundo tiempo el equipo de Ruiz, debido al cansancio, no era tan intenso en la presión pero aún así seguía insistiendo con el método que tan bien le resultó en la salida del arco rival. Ya en el minuto 20 de la segunda parte De Paoli decide sacar a Arnaldo Gonzalez e ingresar a Horacio Martinez, un mediocampista por un delantero, pasa a formar con un 4-4-2 y genera igualdad numérica en los balones largos provenientes de Minaglia. 

Es desde ese momento en el cual el equipo visitante crece, el técnico le encontró la vuelta al partido y en base a una pelota parada ya en el final consiguió su segunda victoria en todo el torneo. Platense se alejó de la pelea por el campeonato y Nueva Chicago sueña con salvarse del descenso. 

Por Santiago Shteinberg/ @santiagoshtein1
Foto: C.A Platense
Compartir en Google Plus

Santiago Shteinberg