Buscando renacer, nuevamente sin DT


Nueva Chicago salvó la categoría en la última fecha ante Ferro pero eso no tapa ni tapará su pésima actuación en este campeonato de la Primera B Nacional. El próximo torneo lo iniciará en descenso directo y habrá mucho que cambiar para permanecer en la divisional. Por lo pronto su entrenador, Walter Perazzo, no acordó económicamente y en las últimas horas dio un paso al costado.

Desde BN Partidos no predecimos el futuro ni mucho menos. Pero tampoco es casualidad que allá por agosto de 2017 vaticinamos un futuro complicado para el Verdinegro, teniendo en cuenta que en este campeonato, ya terminado, iban a haber seis descensos. Nueve meses después, en Caballito y por la última fecha del torneo 2017/18, el Torito estuvo unos minutos descendido por la victoria de Mitre de Santiago del Estero. Sin embargo, Lucas Baldunciel se vistió de ángel, más que de Chucky, y le devolvió el alma al cuerpo a todo el pueblo de Mataderos con un golazo ante Ferro.

Pero antes de ese milagro, hubo once fechas más, que dejaron un récord de seis derrotas, tres empates y tan solo dos victorias. En 12 partidos que se disputaron en estos tres meses de B Nacional, por Chicago pasaron dos entrenadores. En primer lugar Juan José Serrizuela, que dejó su cargo luego de tres derrotas consecutivas, y luego Walter Perazzo, quien, a pesar de ser una de las caras de la salvación, no pudo cambiar el temple de un plantel plagado de juveniles, a los que le tocó poner el pecho en una situación de descenso inminente. 

El objetivo finalmente se logró pero, como dicen, el árbol no puede tapar el bosque. En Nueva Chicago debe haber un cambio radical si el deseo es un futuro próspero. Parece difícil, es cierto, y más cuando el dinero en las arcas no abunda. Esos fondos que, por ejemplo hoy, dejaron al Torito nuevamente sin entrenador. 

Porque tras una negociación de la dirigencia para mantener a Perazzo en el cargo, el ex DT de Olimpo y Aldosivi, entre otros, además de tener sus respetables pretensiones salariales, les pidió a los que cortan el bacalao en Chicago jugadores de renombre, que puedan afrontar la crítica situación cuando se reanude la competencia, que, por cierto, aún es incierta en cuanto al modelo. Sin poder asegurarle esas condiciones de trabajo, Perazzo abandonó al plantel profesional, que quedó otra vez acéfalo en su dirección técnica.

Como casi siempre, nombres y más nombres sonarán y sonarán hasta el lunes 28 de mayo, cuando el Torito vuelva a los entrenamientos. De entrenadores primero y de jugadores después, que intentarán funcionar como un parche provisorio al menos para, como primera medida, dejar al club en la segunda categoría del fútbol argentino. En contraposición y detrás del alambrado el que no es provisorio es el hincha, que hace rato se lamenta y no puede creer la situación que está atravesando su Mataderos querido. 

Por Guido Volpe / @GuidoVolpe
Foto: Prensa Oficial Club Nueva Chicago.
Compartir en Google Plus

Guido Volpe