Objetivo fallido


Atlético de Rafaela realizó una primera rueda que invitó a soñar con el ascenso porque terminó el 2017 como el líder del torneo. Sin embargo el segundo tramo, el rendimiento y los resultados de la Crema mermaron y el regreso a Primera División no se produjo. 

En la primera fecha del campeonato, el Celeste comenzó con el pie derecho porque derrotó, como visitante, a Gimnasia de Jujuy por 2 a 0. Después de un debut auspicioso, no pudo conseguir otra nueva victoria ya que cayó en su estadio frente a Los Andes por 1 a 0 y no pudo cortar la mala racha que trajo de su ultimo paso por la máxima categoría. En ese tramo, padeció dos derrotas y un empate luego de ganarle a Atlético Tucumán.

Asimismo, en la tercera jornada, sumó un punto ante Riestra, quien le ganaba 2 a 0 y con los tantos de Maximiliano Casa y Gonzalo Klusener igualó 2 a 2 finalmente. Los dirigidos por Lucas Bovaglio volvieron al triunfo en el Nuevo Monumental ante Estudiantes de San Luis por 2 a 0 y cortó la sequía de cuatro compromisos sin sumar de a tres.

El equipo santafesino volvió a padecer un camino dificultoso porque en dos presentaciones, perdió con Santamarina por 1 a 0, empató sin goles ante Nueva Chicago y con la victoria ante San Martín de Tucumán por 2 a 0, regresó al gol después de dos encuentros sin anotar. No obstante la sequía de triunfos volvió a escena con las igualdades frente a Almagro e Instituto.

No hay mal que dure 100 años dicen las estadísticas ya que se sumaron nueve puntos seguidos por superar a Juventud Unida, Agropecuario y Flandria, con la novedad de repetir a los mismos protagonistas en los tres cotejos. Además tuvo un buen registro de gol en esos duelos porque venció a sus rivales con más de dos goles como sucedió contra el Lobo, el Albiverde y el Ciruja.

Para terminar el 2017 con una sonrisa, Rafaela le ganó a Flandria y por la igualdad entre Villa Dalmine y el Tricolor de José Ingenieros, se trepó a la punta del torneo. Su arranque del año continuó con contundencia porque venció a Gluillermo Brown.

Sin embargo, esa actualidad sufrió su primer golpe porque Brown de Adrogué lo derrotó por 3 a 2 y así cortó su seguidilla de cuatro victorias al hilo. Pese a esa caída, la formación rafaelina se repuso cuando derrotó a Ferro por 2 a 0. Luego su paso se triunfador pasó a ser traumatico porqué no volvió a ganar en las ocho fechas siguientes. En primer lugar, logró tres empates consecutivos ante Independiente Rivadavia, Aldosivi y All Boys. En ese compromiso contra el Albo, el Tiburón con su victoria ante Mitre, comenzó acompañar a Atlético de Rafaela en la cima.

Luego de de cuatro jornadas sin caídas, el Aurinegro de Santiago del Estero se transformó en otro verdugo porque le ganó por 2 a 0. Por su parte en esos tres últimos choques, el técnico Bovaglio repitió la misma alineación.

Solamente sumó un punto en su empate frente a Morón y la jornada que tuvo libre fue el golpe de gracia ya que el conjunto marplatense superó a Villa Dalmine y se quedó como el único líder del certamen. Más tarde sufrió dos nuevas derrotas: Boca Unidos y Quilmes. Después de esa caída contra el Cervecero, Lucas Bovaglio dejó de ser el entrenador del plantel y fue reemplazado por Víctor Bottaniz, el coordinador de las divisiones inferiores de la Crema.

En su nueva función, Bottaniz no pudo torcer el rumbo porque el Celeste igualó 2 a 2 frente a Sarmiento. En ese choque en el estadio Eva Perón de Junín, Casa con dos tantos rompió el maleficio de los cuatro partidos de Atlético de Rafaela sin convertir en el arco rival. En la última fecha del torneo, el combinado de Santa Fe se abrazó al sueño del Reducido porque derrotó al Viola y dejó atrás la sequía de triunfos que comenzó luego de vencer al Verdolaga en Caballito, en la décima quinta fecha hasta la vigésima quinta.

Igualmente, este triunfo no sirvió para mejorar su propuesta porque no pudo avanzar a las semifinales ya que empató 0 a 0 ante Brown de Adrogué. El equipoo dirigido por Bottaniz en la última ocasión del encuentro convirtió el gol pero el árbitro Luis Álvarez lo anuló por una supuesta infracción. Debido a que el cuadro de la provincia de Buenos Aires tenía ventaja deportiva, clasificó a las semifinales y Rafaela no pudo continuar con su ilusión. En consecuencia, su estadía en la B Nacional continuará otra temporada.

En este certamen, los máximos goleadores de la alineación fueron Mauro Albertengo, Gonzalo Klusener y Maximiliano Casa con seis gritos. Jorge Vélazquez fue el escolta con cuatro tantos y Lucas Pitiinari anotó tres tantos. El defensor Stefano Brundo marcó dos. Con respecto a las expulsiones, vieron la tarjeta roja: Nicolás Dematei, Casa, Darío Gandín y Franco Lazzaroni.

Por Diego Bentivegna /@bentidiego
Foto: Ariel Heideggen
Compartir en Google Plus

BN Partidos