Temporada gris para Guillermo Brown


Guillermo Brown y un campeonato que no dejó mucho. La Banda no estuvo en la pelea de arriba como en la temporada anterior, aunque tampoco sufrió con el promedio por la gran cantidad de puntos que arrastraba. 

El equipo de Puerto Madryn comenzó con la ilusión de tener revancha, luego de un año soñado que por poco no lo dejó en Primera División. Ya sin Gastón Esmerado en la dirección técnica, Ricardo Pancaldo tomó el timón del barco. 

La Banda tuvo un inicio irregular entre triunfos y derrotas, pese a que pudo encadenar tres victorias seguidas ante Flandria, Brown de Adrogué y Ferro, luego se vinieron tiempos difíciles entre empates y derrotas, que después de un festejo frente a Mitre, se hicieron presentes. Cinco caídas consecutivas ante Deportivo Morón, Atlético de Rafaela, Boca Unidos, Quilmes y Sarmiento tuvieron su consecuencia: Pancaldo dejó su cargo. El 0-2 en Junín por la fecha 16, fue el último encuentro del DT que cosechó cinco triunfos, dos igualdades y siete partidos perdidos. 

En la jornada 17, Hugo Barrientos empezó su camino como entrenador del club de Puerto Madryn, desde allí -ante Villa Dálmine- hasta la fecha 21, los dirigidos por el ex jugador de Huracán no pudieron lograr una victoria, que llegó en el Raúl Conti frente a Estudiantes de San Luis. 

El tramo final del campeonato fue como el principio, repleto de irregularidad. Empate ante Santamarina en Tandil, triunfo frente a Nueva Chicago como local, caída en Tucumán contra San Martín y un empate sin goles frente a Almagro, equipo al que le negó dar la vuelta olímpica en su casa. 

A la hora de hablar de puntos altos hay que resaltar a varios jugadores, Lucas Merolla fue un pilar fundamental de la estructura defensiva del equipo, ganando en ambas áreas, atento al momento de realizar un cruce o un anticipo y mostrando personalidad. Matias Rojo fue otro de los destacados, el volante derecho se convirtió en una pieza clave siendo uno de los goleadores del equipo, lamentablemente sobre el fin de temporada sufrió una lesión que lo marginó de la competencia.

Por otro lado, Mateo Acosta fue sin dudas el emblema del equipo, el goleador incansable, luchando todas y cada una de las pelotas que recibía, enfrentándose a todos los marcadores centrales que tenia enfrente y en ocasiones también recuperando pelotas.

También cabe destacar rendimientos muy buenos aunque no tan regulares de jugadores como Guillermo Ferracutti, Fabrizio Palma, Emanuel Moreno, Nicolas Rizzo, Francisco Dutari y el nacido en el club Matias Cupayolo.

En la otra vereda, hubo decepciones. Sin dudas, durante la temporada varios jugadores no cumplieron las expectativas y no mostraron un buen nivel, por ejemplo Lucas Algozino que llegó como refuerzo y si bien terminó siendo titular, su rendimiento no fue el esperado, caso similar fue el de Leandro Puig quién jugó pocos minutos debido a los bajos rendimientos

Dentro de las decepciones incluyo la que se llevó el hincha, mas allá de que la realidad marcaba que Brown no era candidato, estaba la ilusión de meterse en el reducido, alimentada por el buen arranque de torneo. 

Ahora es momento de barajar y dar de nuevo, de intentar mantener una base y traer refuerzos a la altura, formar un plantel competitivo y poner a Guillermo Brown en lo más alto de la B Nacional.

Por Matías Fernández. 
Foto: Prensa Brown. 
Compartir en Google Plus

BN Partidos