Con la ilusión del milagro



Un pasado reciente muy pobre, un presente que no ayuda y un futuro que condena. No existen otras palabras para describir la realidad que atraviesa el Club Atlético Los Andes. Aún así, y a pesar de haber dejado pasar oportunidades claras en duelos directos, el Milrayitas todavía permanece con vida y con algunas chances de poder mantener la categoría. 

Una vez comenzada la temporada, el haberse salvado del descenso sobre el final parecía haber esfumado todo tipo de tristeza y agonía. A pesar de saber que el fantasma y los promedios acecharían día tras día, un nuevo torneo era la manera perfecta de poder comenzar de cero y acercarse a ese tan deseado colchón de puntos. 

Sin embargo, el color de rosa y las sonrisas post salvación, fueron desvaneciéndose a medida que los partidos avanzaban. Primero con la salida de Gabriel Lobos, y más tarde con la partida de Aníbal Biggeri, técnico que consiguió la única victoria del equipo en lo que va del torneo. Los resultados y la suerte parecían haberle dado la espalda al Milrayitas y los puntos decidían hacerse los difíciles. 

Con el final del 2018, el primer triunfo ante Platense, victoria que además cortó la racha de más de ocho meses sin sumar de a tres, generó un respiro en todos los hinchas de Lomas de Zamora, quienes ya comenzaban a acudir a la cancha con la tan famosa y temeraria calculadora. 

Más allá de esto, el 2019 y los 102 años de la institución, no parecen haber llegado con alegría ni oxígeno. Sin poder volver a ganar, Biggeri dejó el cargo en manos de Juan Carlos Kopriva, quien sumó tres de los últimos nueve puntos en disputa. 

Pero como ya se dijo, cualquier otro equipo en esta situación ya podría darse por descendido. Sin embargo, Los Andes tiene esperanza, y mientras haya posibilidades, todo el pueblo Milrayitas buscará escaparle al descenso. 

Casi compitiendo mano a mano con Quilmes, y un poco más lejos con Morón (ya que Villa Dálmine sacó demasiada ventaja), Los Andes depende de un milagro para mantener la ilusión de quedarse. Con el condimento extra de que ambos conjuntos dividen distintos, la misión de Kopriva será llegar con vida a la última fecha, partido en el que si se dan los resultados, será una final contra Morón en el Oeste del Gran Buenos Aires.

Por Juan Manuel Torraco.
Foto: Club Los Andes
Compartir en Google Plus

Juan Manuel Torraco