El color del Gallardón


Más allá de lo que fue el resultado y la posterior victoria Milrayitas que terminó por culminar una tarde perfecta para los hinchas en Lomas, el color vivido en las tribunas fue algo que no puede pasar desapercibido. Con aproximadamente 30 mil personas en el Estadio, el Eduardo Gallardón se tiñó de rojo y blanco para generar un marco que nada tiene que envidiarle a los grandes clásicos de Argentina. 

Mucho antes de comenzar el encuentro, las calles ya formaban parte de lo que sería la gran previa al espectáculo principal. Las calles Boedo, Laprida y Portela, y por supuesto, sus respectivas perpendiculares, se vieron inundadas de Milrayitas, quienes ya esperaban ansiosamente el pitazo inicial. 

Poco después, toda la masa se trasladó rápidamente hacía las tribunas, y el Gallardón se llenó hasta el último resquicio. La única sección del estadio que quedó prácticamente vacía fue el sector donde se ubicó la gente aledaña a la visita. 

Sin dejar de resaltar el constante cántico y los saltos y gritos de aliento de parte de las tribunas, es necesario destacar dos momentos que fueron puntos centrales durante la tarde de Lomas de Zamora. 

El primero, fue el gol de Matías Linás. El poder gritar y festejar tras más de cinco años sin poder verse las caras con su clásico rival fue tan satisfactorio como necesario. Sumado a esto, que lo haya hecho un chico tan identificado con la casa, generaba que el goce fuera doble. 


Sin embargo, durante la agonía, la tensión y el nerviosismo se habían apoderado de todo hincha que sintiese cariño por estos colores y fue así que el final del partido culminó con todo tipo de esperanza Celeste de encontrar el empate. Este fue el segundo momento. El punto final del sufrimiento y el inicio de la algarabía y la locura de saberse ganadores. 

De esta manera, el pueblo Milrayitas miró al cielo agradeciendo y acordándose de algún familiar que les haya inculcado esta pasión. El final había llegado. La victoria era local, la estadística aumentaba a ocho de diferencia, pero en realidad, lo más importante, fue que Los Andes sumó, le dio una alegría sumamente necesaria a toda la gente, y en la carrera por mantener la categoría sigue más fuerte que nunca.



Por Juan Manuel Torraco.
Compartir en Google Plus

Juan Manuel Torraco