Con un clima muy tenso, se realizó la asamblea de socios en Belgrano


Luego de lo que fue la floja participación de Belgrano tanto en la Superliga como en la Copa de la Superliga, el conjunto Celeste comienza a prepararse para disputar la B Nacional luego de casi ocho años. El pasado lunes se realizó la asamblea de socios, con un clima muy caliente y muchas polémicas que dejaron en evidencia una grieta entre la dirigencia y los hinchas. 

Son horas difíciles para el público Pirata, tanto deportivamente como dirigencialmente. El lunes por la noche, los socios de Belgrano dejaron en claro su descontento para con la dirigencia, en una asamblea que no fue para nada "ordinaria".

Desde temprano se podía prever que iba a haber un clima tenso, cuando por la tarde, a metros del Gigante de Alberdi, apareció una pancarta con insultos hacia el presidente del Celeste, Jorge Franceschi, y pidiendo "elecciones anticipadas". Llegada la noche, la dirigencia del club cordobés fue recibida con una lluvia de insultos y cánticos en su contra.

Allí fue cuando tomó la palabra Luís Fabián Artime, ídolo histórico del Pirata y, entre otras cosas, reconoció que hay muchas dudas entre los socios pero pidió unidad, con algunas frases polémicas.  "Se viene la B Nacional más dura de la historia, si no nos unimos... nos vamos al Federal. No seamos boludos", dijo el ex delantero.

Más tarde, nuevamente fue el turno de la Comisión Directiva, que esperaba presentar el informe de la Comisión Fiscalizadora sobre el del ejercicio económico social de 2018. Finalmente, las casi mil personas que presenciaron el acto decidieron no aprobar el balance.

En varias ocasiones, Franceschi no pudo retomar la palabra por los cánticos e insultos en su contra. Además, el presidente de la B se refirió a otro tema polémico, la venta de Matías Suárez a River a días de la reanudación de la Superliga: "No estaba a la altura de las circunstancias de pelear por la permanencia. Por eso lo vendimos en tres millones de dólares, para afrontar el TAS y el campeonato", aseguró. Por otra parte, un grupo de socios quiso declarar "persona no grata" al delantero surgido en el Pirata, pero su pedido no trascendió.

Luego, se refirió a la contratación de Lucas Bernardi como entrenador en el comienzo del torneo y desligó a Armando Pérez de la decisión: "Lo queríamos desde antes de (Pablo) Lavallén", afirmó. Por consiguiente, agregó: "Me encantaría echarle la culpa a Pérez de algo, pero los responsables de esto somos nosotros".

Otro punto importante en la asamblea fue cuando Santiago Montoya, candidato a presidente por la oposición en la elección que hace poco más de dos años consagró a Franceschi, pidió que “no se destine sólo el 43% del presupuesto al fútbol profesional, sino que se haga como otras instituciones, el 83%, como Defensa y Justicia”.

Refiriéndose a lo que se viene en materia futbolística, el presidente de la institución declaró: “Vamos a dejar la base del plantel. (Tomás) Guidara, (Joaquín) Novillo... (Juan Gabriel) Patiño nos dijo que se quiere quedar, Cristian Almeida tiene contrato. Hablamos con Cristian Techera, Federico Lértora seguirá y con (Marcelo) Meli vamos a intentar. Tendremos que traer un jugador por derecha y un delantero centro”. Y reveló que uno de juveniles del club, Bruno Amione, tiene una cláusula de salida de 16 millones de dólares.

Fue una noche en la que abundó la polémica, así como también la bronca, la desazón y la decepción de los hinchas. Una jornada que marcará un antes y un después en la relación entre los socios y la dirigencia, y que sin dudas quedará en la historia del Pirata.

Por Alan Valdez. / En Twitter: @AlanValdez87
Foto: Club Atlético Belgrano






Compartir en Google Plus

Alan Valdez